Κύρια Anatomia funcional para fisioterapeutas

Anatomia funcional para fisioterapeutas

Χρόνος:
2016
Εκδότης:
Manual Moderno
Γλώσσα:
spanish
Σελίδες:
1158
File:
PDF, 67.99 MB
Κατεβάστε (pdf, 67.99 MB)

You may be interested in Powered by Rec2Me

 

Most frequently terms

 
 
You can write a book review and share your experiences. Other readers will always be interested in your opinion of the books you've read. Whether you've loved the book or not, if you give your honest and detailed thoughts then people will find new books that are right for them.
1

San Francisco & Northern California

Χρόνος:
2017
Γλώσσα:
english
File:
PDF, 72.72 MB
2

神·鬼·祖先: 一個台灣鄉村的民間信仰

Χρόνος:
2012
Γλώσσα:
chinese
File:
PDF, 18.69 MB
Anatomía funcional para fisioterapeutas

Anatomía funcional para fisioterapeutas
Jutta Hochschild
Physical Therapist
Former Head, Physical Therapy School
Department of Orthopaedics
Academic Teaching Hospital
University of Frankfurt
Frankfurt, Alemania

Traducción de la 1a edición en inglés por:
Dra. Martha Elena Araiza Martínez

Médico General, Universidad Nacional
Autónoma de México

Revisión técnica:
Dr. Igor Salinas Sánchez

Licenciado en Terapia Física y Rehabilitación,
egresado del Hospital Infantil de México Federico Gómez.
Maestro en Docencia Universitaria.
Jefe de la Unidad de Evaluación y Formación
académica de la Licenciatura
en Fisioterapia, Facultad de Medicina,
Universidad Nacional Autónoma de México.
1000 ilustraciones

Editor responsable:
Dr. José Manuel Valera Bermejo
Editorial El Manual Moderno

IMPORTANTE
Los autores y la Editorial de esta obra han tenido el cuidado de comprobar que las dosis y esquemas terapéuticos
sean correctos y compatibles con los estándares de aceptación general en la fecha de la publicación. Sin embargo, es
difícil estar por completo seguro que toda la información proporcionada es totalmente adecuada en todas las
circunstancias. Se aconseja al lector consultar cuidadosamente el material de instrucciones e información incluido en
el inserto del empaque de cada agente o farmacoterapéutico antes de administrarlo. Es importante, en especial,
cuando se utilizan medicamentos nuevos o de uso poco frecuente. La Editorial no se responsabiliza por cualquier
alteración, pérdida o daño que pudiera ocurrir como consecuencia, directa o indirecta, por el uso y aplicación de
cualquier parte del contenido de la presente obra.

Nos interesa su opinión, comuníquese con nosotros:
Editorial El Manual Moderno S.A. de C.V.
Av. Sonora 206, Col. Hipodromo, Deleg. Cuauhtémoc. 06100 Ciudad de México, México
(52-55) 52-65-11-00
info@manualmoderno.com
quejas@manualmoderno.com

Título original de la obra:
Functional Anatomy for Physical Therapists
Copyright © 2016 by Georg Thieme Verlag KG ; Thieme Publishers Stuttgart
Rüdigerstrasse 14, 70469 Stuttgart, Germany.
ISBN: 978-3-13-176861-2
Anatomía funcional para fisioterapeutas
D.R. © 2017 por Editorial El Manual Moderno, S.A. de C.V.
ISBN: 978-607-448-636-0 (versión electrónica)
Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Reg. núm. 39
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser
reproducida, almacenada o transmitida sin permiso previo por escrito de la
Editorial.
Para mayor información sobre
Catálogo de producto
Novedades
Distribuciones y más
www.manualmoderno.com

Hochschild, Jutta, autor.
Anatomía funcional para fisioterapeutas / Jutta Hochschild ; traducción Martha Elena Araiza Martínez. –- 1ª.
edición. –- México, D.F. : Editorial El Manual Moderno, 2017.
x, 578 páginas : ilustraciones ; 28 cm.
Traducción de: Functional anatomy for physical therapists
ISBN: 978-607-448-636-0 (versión electrónica)
1. Fisioterapia –- Manuales, etc. 2. Anatomía humana -– Estudio y enseñanza (Superior). 3. Terapéutica fisiológica.
I. Araiza Martínez, Martha Elena, traductor. II. Título.
615.82scdd21 Biblioteca Nacional de México

Director editorial y de producción:
Dr. José Luis Morales Saavedra
Editora de desarrollo:
Lic. Vanessa Berenice Torres Rodríguez
Diseño de portada:
DP. Cynthia Karina Oropeza Heredia

Contenido
Prefacio
1 Fundamentos de la columna vertebral
1.1 Desarrollo y estructura de la columna vertebral
1.1.1 Curvatura ideal
1.1.2 Morfología del hueso esponjoso (trabecular)
1.2 Segmento de movimiento
1.2.1 Estructura de una vértebra
1.2.2. Articulaciones cigapofisarias (articulaciones entre las facetas intervertebrales)
1.2.3 Inervación del segmento de movimiento
1.2.4 Ligamentos de la columna vertebral
1.2.5 Discos intervertebrales

2 Cráneo y columna cervical
2.1 Palpación de las referencias del cráneo y la columna cervical
2.2 Anatomía funcional del cráneo
2.2.1 Componentes óseos
2.2.2 Meninges cerebrales
2.2.3 Líquido cefalorraquídeo
2.2.4 Movilidad del cráneo
2.2.5 Articulación temporomandibular
2.3 Anatomía funcional de la columna cervical
2.3.1 Radiografía de la columna cervical
2.3.2 Columna cervical superior
2.3.3 Columna cervical inferior
2.3.4 Músculos prevertebrales
2.3.5 Músculos posteriores del cuello
2.3.6 Plexo braquial

3 Columna torácica y tórax
3.1 Palpación de referencias de la columna torácica y el tórax

3.2 Anatomía funcional de la columna torácica
3.2.1 Radiografía de la columna torácica
3.2.2 Vértebras torácicas
3.2.3 Ligamentos de la columna torácica
3.2.4 Movimientos de la región torácica espinal
3.3 Anatomía funcional del tórax
3.3.1 Movimientos de las costillas
3.3.2 Músculos de la columna torácica: tracto lateral
3.3.3 Tracto medial
3.3.4 Músculos de la inspiración
3.3.5 Músculos de la espiración
3.3.6 Músculos que intervienen en la respiración
3.3.7 Trayecto de los nervios en la región espinal torácica

4 Hombro
4.1 Palpación de las referencias en el área del hombro
4.2 Anatomía funcional del hombro
4.3 Movimientos del brazo
4.3.1 Movimiento: abducción
4.3.2 Aducción
4.3.3 Extensión
4.3.4 Flexión
4.3.5 Rotación
4.4 Trayecto de los nervios en la región del hombro

5 Codo
5.1 Palpación de las referencias en la región del codo
5.2 Anatomía funcional del codo
5.2.1 Imagen radiográfica del codo
5.2.2 Articulación del codo
5.2.3 Ligamentos
5.2.4 Ejes y movimientos
5.2.5 Músculos: flexores
5.2.6 Músculos: extensores

5.2.7 Músculos: pronadores
5.2.8 Músculos: supinadores
5.3 Trayecto de los nervios en la región del codo

6 Mano y muñeca
6.1 Palpación de las estructuras de la mano y la muñeca
6.1.1 Lado radial de la mano y la muñeca
6.1.2 Dorso de la mano y la muñeca
6.1.3 Lado cubital de la mano y la muñeca
6.1.4 Región palmar
6.1.5 Falanges
6.2 Anatomía funcional de la mano y la muñeca
6.2.1 Radiografía de la mano y la muñeca
6.2.2 Articulación de la muñeca
6.2.3 Cápsulas articulares de las articulaciones de la mano, la muñeca y los dedos
6.2.4 Perfusión
6.2.5 Inervación
6.2.6 Ligamentos
6.2.7 Túnel del carpo
6.2.8 Canal de Guyon
6.2.9 Ejes y movimientos
6.2.10 Músculos de la articulación de la muñeca: extensores
6.2.11 Músculos de la articulación de la muñeca: flexores
6.2.12 Músculos de la articulación de la muñeca: abductores radiales
6.2.13 Músculos de la articulación de la muñeca: desviación cubital
6.2.14 Articulaciones de la región media de la mano
6.2.15 Articulaciones de los dedos
6.2.16 Músculos del dedo: extensores
6.2.17 Músculos del dedo: flexores
6.2.18 Músculos largos del pulgar
6.2.19 Músculos cortos del pulgar (músculos tenares)
6.2.20 Músculos hipotenares
6.2.21 Músculo palmar corto
6.3 Trayecto de los nervios en la región de la mano y la muñeca

7 Columna lumbar
7.1 Palpación de las referencias en la columna lumbar y áreas abdominales
7.2 Imagen radiográfica de la columna lumbar, la pelvis y las caderas
7.3. Vértebras lumbares
7.4 Ligamentos de la columna lumbar
7.5 Circulación e inervación
7.6 Movimientos de la columna lumbar
7.7 Músculos de la región espinal lumbar
7.8 Estructuras fasciales del tronco
7.9 Cauda equina
7.10 Plexo lumbar

8 Pelvis y articulación de la cadera
8.1 Palpación de referencias en la región pélvica y la cadera
8.1.1 Palpación en la región pélvica posterior
8.1.2 Palpación de la zona pélvica lateral
8.1.3 Palpación de la zona pélvica anterior
8.2 Radiografías y tomografía computarizada
8.2.2 Generalidades de la pelvis y la pierna (vista lateral en posición de pie)
8.2.3 Líneas y ángulos para determinar la displasia y luxación de la cadera
8.2.4 Vista de Rippstein II
8.2.5 Tomografía computarizada
8.3 Anillo pélvico
8.3.1 Estructura ósea de la pelvis
8.3.2 Dimensiones pélvicas
8.3.3 Distribución de fuerzas
8.4 Articulación sacroiliaca
8.4.1 Superficies articulares
8.4.2 Cápsula articular
8.4.3 Ligamentos
8.4.4 Suministro vascular
8.4.5 Inervación
8.4.6 Ejes de movimiento

8.4.7 Movimientos
8.4.8 Estructuras estabilizadoras
8.4.9 Conexión entre el sacro y el cráneo
8.5 Sínfisis del pubis
8.5.1 Superficies articulares
8.5.2 Ejes de movimiento y movimientos
8.5.3 Ligamentos
8.5.4 Músculos estabilizadores
8.6 Articulación sacrococcígea
8.6.1 Superficies articulares
8.6.2 Ligamentos
8.6.3 Ejes de movimiento y movimientos
8.6.4 Músculos estabilizadores
8.7 Articulación de la cadera
8.7.1 Superficies articulares
8.7.2 Cápsula articular
8.7.3 Ligamentos
8.7.4 Suministro arterial
8.7.5 Inervación
8.7.6 Ángulos de la región femoral
8.7.7 Movimientos y ejes de movimiento
8.7.8 Biomecánica
8.7.9 Estabilización de la articulación de la cadera
8.8 Músculos de la región pélvica y la cadera
8.8.1 Diafragma pélvico
8.8.2 Diafragma urogenital
8.8.3 Flexores de la articulación de la cadera
8.8.4 Extensores de la articulación de la cadera
8.8.5 Abductores de la articulación de la cadera
8.8.6 Aductores de la articulación de la cadera
8.8.7 Rotadores externos de la articulación de la cadera
8.8.8 Rotadores internos de la articulación de la cadera
8.9 Estructuras neurales de la región pélvica y la cadera
8.9.1 Plexo sacro

9 Rodilla
9.1 Palpación de las estructuras de la rodilla
9.1.1 Palpación de las estructuras anteriores de la rodilla
9.1.2 Palpación de las estructuras mediales de la rodilla
9.1.3 Palpación de las estructuras laterales de la rodilla
9.1.4 Palpación de las estructuras posteriores de la rodilla
9.2 Radiografía de la rodilla
9.2.1 Vista anteroposterior
9.2.2 Vista lateral
9.2.3 Vista tangencial
9.3 Articulación de la rodilla
9.3.1 Estructura ósea y superficies articulares
9.3.2 Cápsula articular
9.3.3 Complejo funcional central
9.3.4 Complejo funcional anterior
9.3.5 Complejo funcional medial
9.3.6. Complejo funcional lateral
9.3.7 Complejo funcional posterior
9.3.8 Suministro vascular
9.3.9 Inervación
9.3.10 Ejes de movimiento y movimientos
9.3.11 Biomecánica
9.4 Estructuras nerviosas
9.4.1 Ramas terminales del nervio ciático

10 Pie y tobillo
10.1 Palpación de las estructuras del pie y el tobillo
10.1.1 Región medial del pie y el tobillo
10.1.2 Dorso del pie
10.1.3 Región lateral del pie y el tobillo
10.1.4 Talón
10.1.5 Superficie plantar
10.2. Imagen radiográfica
10.2.1 Vista anteroposterior

10.2.2 Vista lateral
10.2.3 Vista dorsal-plantar
10.2.4 Vistas con tensión
10.2.5 Imagen por resonancia magnética
10.3 Articulación del tobillo (articulación astragalocrural)
10.3.1 Estructuras óseas y superficies articulares
10.3.2 Estructura del hueso esponjoso (trabecular)
10.3.3 Cápsula articular
10.3.4 Ligamentos
10.3.5 Ejes de movimiento y movimientos
10.4 Articulación tibioperonea
10.4.1 Estructuras óseas y superficies articulares de la sindesmosis tibioperonea
10.4.2 Ligamentos de la sindesmosis tibioperonea
10.4.3 Membrana interósea de la pierna
10.4.4 Estructuras óseas y superficies articulares de la articulación tibioperonea superior
10.4.5 Cápsula articular de la articulación tibioperonea superior
10.4.6 Ligamentos de la articulación tibioperonea superior
10.4.7 Eje de la articulación tibioperonea superior
10.4.8 Mecánica de las conexiones tibioperoneas
10.5 Articulación astragalotarsiana
10.5.1 Estructuras óseas y superficies articulares de la articulación subastragalina
10.5.2 Estructuras óseas y superficies articulares de la articulación astragalocalcaneonavicular
10.5.3 Cápsula articular
10.5.4 Ligamentos
10.5.5 Ejes y movimientos
10.6 Estabilización de las articulaciones del tobillo
10.6.1 Estabilización pasiva
10.6.2 Estabilización dinámica
10.7 Articulación del tobillo durante la deambulación
10.7.1 Actividad electromiográfica durante la ambulación
10.7.2 Amplitud de movimiento
10.8 Articulación calcaneocuboidea
10.8.1 Estructura ósea y superficies articulares
10.8.2 Cápsula articular
10.8.3 Ligamentos

10.8.4 Ejes y movimientos
10.9 Articulación del tarso
10.9.1 Estructuras óseas y superficies articulares de las articulaciones cuneonavicular y
cuboideonavicular
10.9.2 Cápsula articular y ligamentos de las articulaciones cuneonavicular y cuboideonavicular
10.9.3 Ejes y movimientos de las articulaciones cuneonavicular y cuboideonavicular
10.9.4. Estructuras óseas y superficies articulares de las articulaciones cuneocuboidea e
intercuneiformes
10.9.5 Cápsulas articulares y ligamentos de las articulaciones cuneocuboidea e intercuneiformes
10.9.6 Ejes y movimientos de las articulaciones cuneocuboidea e intercuneiformes
10.10 Articulaciones tarsometatarsianas e intermetatarsianas
10.10.1 Estructuras óseas y superficies articulares
10.10.2 Cápsulas articulares y ligamentos
10.10.3 Ejes y movimientos de las articulaciones tarsianas y metatarsianas
10.11 Articulaciones metatarsofalángicas e interfalángicas
10.11.1 Estructuras óseas y superficies articulares de las articulaciones metatarsofalángicas e
interfalángicas
10.11.2 Cápsulas articulares y ligamentos de las articulaciones metatarsofalángicas e
interfalángicas
10.11.3 Ejes y movimientos
10.12 Musculatura
10.12.1 Dorsiflexores
10.12.2 Flexores plantares
10.12.3 Pronadores/abductores
10.12.4 Supinadores/aductores
10.12.5 Músculos del dorso del pie
10.12.6 Músculos plantares del pie
10.12.7 Músculos del primer dedo
10.12.8 Músculos del quinto dedo
10.13 Biomecánica
10.13.1 Arcos del pie
10.13.2 Estática del pie
10.14 Suministro vascular
10.15 Estructuras neurales del pie y el tobillo
10.15.1 Inervación de las articulaciones del pie y el tobillo

10.15.2 Trayectos de los nervios en el pie y el tobillo

Bibliografía

Prefacio
La anatomía, con todas sus facetas fascinantes para investigar y enseñar, ha sido y aún es mi
llamado. Nunca deja de interesarme el explorar a mayor profundidad las interconexiones entre
las estructuras y a través de eso, aclarar muchos problemas funcionales que tienen los pacientes.
Mis estudiantes siempre han tenido mucho que aprender, pero para mí es importante que
comprendan la anatomía, no sólo que la memoricen. Les dedico mi libro a ellos. Con base en 25
años y cerca de 7 000 horas de enseñar anatomía funcional, este libro evolucionó a partir de un
manual instructivo después de muchos años de trabajo.
Mi libro no debe y no puede sustituir a los textos consagrados de anatomía. Por el contrario, es
un complemento para ellos. Por tanto, hurgo de manera minuciosa las superficies articulares y la
formación de articulaciones, mientras que sólo describo brevemente los huesos. Aunque doy por
hecho que existe un conocimiento básico de los orígenes e inserciones musculares, considero que
es importante describir los aspectos funcionales de los músculos.
La palpación de las diversas estructuras constituye una gran parte del libro. Se conserva como
un componente importante de la exploración y el tratamiento en la fisioterapia.
Espero que mis referencias sobre la patología y los consejos prácticos sean útiles para todos
mis colegas en la práctica diaria.
En particular, deseo agradecer al ilustrador, Piotr Gusta y su esposa, que se enfocaron de lleno
en su trabajo. Las magníficas y detalladas figuras de este libro son el resultado.
Quisiera agradecer al Dr. Alan Wiser por su excelente traducción. También deseo extender mi
agradecimiento a Angelika-Marie Findgott y Gabriele Kuhn-Giovannini por su excelente apoyo,
y a todos los asociados en Thieme Publishers que participaron en la producción de este libro.
También agradezco a mis colegas en la School of Physical Therapy del University Hospital
Frankfurt. Siempre me han ayudado a recopilar datos importantes.
Jutta Hochschild

1.1 Desarrollo y estructura de la columna vertebral
1.2 Segmento de movimiento

1 Fundamentos de la columna vertebral

1.1 Desarrollo y estructura de la columna
vertebral (figura 1-1)

Figura 1-1. Desarrollo de las curvaturas espinales. (a) Periodo embrionario. (b) Lactancia. (c) Infancia temprana.

En la vista lateral, la columna vertebral cambia de ser por completo cifótica en la fase
embrionaria temprana, a la columna con las curvaturas normales con dos zonas de cifosis y dos
de lordosis en los primeros siete años de edad.
Los siguientes fenómenos ocurren durante el crecimiento: se desarrolla la lordosis cervical
cuando el lactante intenta levantar la cabeza a partir de la posición prona mientras intenta
moverse con las cuatro extremidades. La lordosis de la columna lumbar se desarrolla durante el
proceso de adoptar la posición erguida. Debido a la falta de flexibilidad de los flexores de la
cadera, cualquier extensión de las articulaciones de la cadera produce una inclinación de la
pelvis, lo que acentúa aún más la lordosis de la columna lumbar. Este proceso no se completa
sino hasta cerca del final del sexto año de vida.

1.1.1 Curvatura ideal (figura 1-2)

Figura 1-2. Curvatura ideal de la columna y sus secciones con una línea recta por el centro de gravedad.

Se ha determinado la curvatura espinal ideal con la ayuda de un análisis computacional. En la
posición erguida, la línea vertical corta a través del tubérculo anterior del atlas (a en la figura 12), la sexta vértebra cervical (b), la novena vértebra torácica (c), la tercera vértebra sacra (d) y la
punta del cóccix (e).
Consejo práctico
La valoración de la columna vertebral forma parte importante en el expediente de fisioterapia. Entre otras cosas, se registran la características de las curvaturas existentes en
el plano sagital. Algunas de las alteraciones que se pueden encontrar son: el aumento de la curvatura lordótica o cifótica (hiperlordosis/hipercifosis) o una disminución de las
mismas (rectificación raquídea).

1.1.2 Morfología del hueso esponjoso (trabecular) (figura 1-3)

Figura 1-3. Morfología del hueso esponjoso. (a-c) En el corte sagital. (d) En el corte frontal.

La tensión mecánica influye en la disposición estructural del hueso trabecular. Debido a esta
distribución de la tensión se desarrollan zonas con densidad variable.
Un corte sagital a través del cuerpo vertebral demuestra un área menos densa en la parte
anterior. Esto se genera por las líneas de tensión que discurren en forma de abanico desde el
margen superior del cuerpo vertebral hasta las apófisis articulares superiores y la apófisis
espinosa, así como desde el margen inferior del cuerpo vertebral hasta las apófisis articulares
inferiores y la apófisis espinosa.
En el corte frontal también pueden identificarse líneas de tensión en forma de abanico que se
proyectan en sentido vertical y horizontal.

La disposición de la estructura trabecular del hueso depende de la carga tensil y compresiva y
puede adaptarse a las fuerzas cambiantes.
Cuando se rebasan los límites de carga durante un periodo prolongado, se llegan a producir
cambios estructurales.
Ejemplos:
• La estructura ósea cambia debido a la postura deficiente y después de fracturas que no se
consolidan en el eje correcto.
• La estructura esquelética se vuelve frágil si los límites de carga se rebasan o son insuficientes
durante un tiempo prolongado.
• Los trastornos estructurales producen formas características del cuerpo vertebral, como las
vértebras de pez en la osteoporosis y las vértebras cuneiformes en la espondilitis.

1.2 Segmento de movimiento (figura 1-4)
El segmento de movimiento es una unidad funcional que corresponde al espacio de movimiento
entre dos vértebras, incluidas las siguientes estructuras (figura 1-4):

Figura 1-4. Segmento de movimiento.

• Articulaciones cigapofisarias:
1 = Cápsula articular
2 = Ligamento amarillo
• Conducto espinal y orificio intervertebral:
3 = Nervio espinal
4 = Rama meníngea del nervio espinal
5 = Vasos sanguíneos
• Espacio discal:
6 = Placa articular

7 = Borde marginal del cuerpo vertebral
8 = Núcleo pulposo
9 = Anillo fibroso
10 = Ligamento longitudinal anterior
11 = Ligamento longitudinal posterior
También se incluyen los espacios entre los arcos vertebrales suprayacentes, las apófisis espinosas
y transversas, y todos los ligamentos y músculos.
Este complejo de movimiento está coordinado de manera anatómica y funcional. Puede
dividirse en las secciones anterior y posterior (figura 1-5). La zona anterior, formada por los
cuerpos vertebrales y los espacios discales, es el elemento de soporte, absorbe las fuerzas
compresivas axiales directas y las transmite. La zona posterior (articulaciones facetarias y todo lo
que se encuentra entre los arcos vertebrales) determina la dirección del movimiento, es decir,
permite ciertos movimientos y bloquea otros. Las estructuras ligamentosas y la posición de las
articulaciones cigapofisarias (articulaciones facetarias intervertebrales) y el anillo fibroso
establecen de forma conjunta los límites de la amplitud de movimiento.

Figura 1-5. División del segmento de movimiento.

El segmento de movimiento funciona como unidad. La irritación de una parte del segmento
siempre tiene un efecto en las otras estructuras.

1.2.1 Estructura de una vértebra
Cuerpo vertebral (figura 1-6)

Figura 1-6. Cuerpo vertebral.

El cuerpo vertebral consiste en un centro de hueso esponjoso limitado a los lados por hueso
compacto. El hueso cortical es muy fuerte en la parte posterolateral, donde los arcos vertebrales
se ramifican.
Las placas terminales superior e inferior forman la transición entre el cuerpo vertebral y el
disco intervertebral. Consisten en cartílago y están rodeadas por un borde marginal óseo.

Arco vertebral (figura 1-7)

Figura 1-7. Arco vertebral, apófisis espinosa y apófisis transversa. (a) En la columna torácica. (b) En la columna lumbar.

Los arcos vertebrales consisten en dos mitades simétricas fusionadas entre sí. De esta manera
forman el orificio vertebral.
Se distingue entre la sección anterior del arco vertebral (pedículo) y la sección posterior
(lámina).
Cada pedículo vertebral tiene apófisis articulares superior e inferior.

Apófisis transversa (figura 1-7)
Las apófisis transversas tienen distinta forma en cada sección de la columna.

En la columna cervical se unen con el rudimento costal para formar el orificio transverso para
la arteria vertebral.
En la columna torácica son muy pronunciadas y se articulan con las costillas.
En la columna lumbar sólo se encuentran como estructuras rudimentarias, las apófisis
accesorias.

Apófisis espinosa (figura 1-7)
Los arcos vertebrales se fusionan en la parte posterior para formar la apófisis espinosa, que es
una zona importante para el origen e inserción de los músculos. Su apariencia es muy variable.
Por ejemplo, se divide en la columna cervical, mientras que en la columna torácica es muy larga
y se proyecta en dirección oblicua inferior; en la columna lumbar tiene un sólido desarrollo.

Agujero vertebral (figura 1-8)

Figura 1-8. Orificio vertebral. (a) Columna cervical. (b) Columna torácica. (c) Columna lumbar.

El tamaño y forma de los orificios vertebrales varían de un segmento a otro. En la sección
transversal, el orificio tiene una clara forma triangular en la columna lumbar y triangular
redondeada en la cervical. En la columna torácica es redondo y más pequeño que en las zonas
lumbar o cervical.
Cuando las vértebras se superponen sobre sí, se forma un conducto vertebral, dentro del cual
discurre la médula espinal.

Orificio intervertebral (figura 1-9)

Figura 1-9. Orificio intervertebral.

Los orificios intervertebrales se encuentran entre dos vértebras adyacentes. Los pedículos de
ambas vértebras forman los bordes superior e inferior. En la parte anterior, los bordes son las
caras laterales de los cuerpos vertebrales y las superficies posteriores de los discos
intervertebrales. Las apófisis articulares forman el borde en la parte posterior.
La duramadre de la vaina de la raíz nerviosa se fusiona con el periostio dentro del orificio y de
ese modo fija la raíz nerviosa. La rama meníngea del nervio espinal se extiende hacia atrás a

través del orificio dentro del conducto espinal.
Durante la flexión lateral, el orificio ipsilateral se estrecha y el contralateral se amplía en un
tercio. La flexión produce ensanchamiento, en tanto que la extensión causa estrechamiento.

Apófisis articular (figura 1-9)
Cuatro apófisis articulares (dos superiores y dos inferiores) se extienden desde los arcos
vertebrales: dos apófisis articulares superiores y dos inferiores. Por lo tanto, una apófisis articular
inferior de la vértebra superior y la correspondiente apófisis articular de la vértebra inferior
integran la articulación cigapofisaria.

1.2.2. Articulaciones cigapofisarias
(articulaciones entre las facetas intervertebrales)
(figura 1-10)

Figura 1-10. Posición de las articulaciones cigapofisarias. (a) Columna cervical. (b) Columna torácica. (c) Columna lumbar.

Superficies articulares
Las articulaciones cigapofisarias tienen la función de absorber las fuerzas compresivas y

transmitirlas. También ayudan a guiar el movimiento, lo que depende de la estructura de las
superficies articulares y al aparato de cápsula-ligamento.
Columna cervical (figura 1-10a): como la superficie articular está inclinada, forma un ángulo
aproximado de 45° con la horizontal. La superficie articular anterior se dirige en sentido
posterior y superior.
Columna torácica (figura 1-10b): las superficies articulares se encuentran en ángulo de 80°
respecto de la horizontal y se rotan 20° hacia fuera desde el plano frontal, por lo que la superficie
articular superior está dirigida hacia atrás y un poco hacia arriba.
Columna lumbar (figura 1-10c): las superficies articulares forman un ángulo de 90° con el
plano horizontal. En el plano sagital y vistas desde arriba, están orientadas 15° hacia el plano
anterior, por lo que la superficie articular superior se dirige hacia la línea media y un poco hacia
atrás. Este ángulo aumenta conforme se avanza hacia abajo en la columna, por lo cual la
superficie articular inferior de la quinta vértebra lumbar forma un ángulo de 75° con el plano
sagital.
La posición espacial de las superficies articulares determina la amplitud de movimiento y las
combinaciones de movimiento.
Ejemplo: en la columna lumbar, la posición de las superficies articulares posibilita la rotación
únicamente si las superficies articulares se separan entre sí mediante la flexión. Sólo entonces
existe espacio para una rotación mínima combinada con la flexión lateral en la misma dirección.
Por lo tanto, puede verse que la extensión de la rotación es muy limitada en comparación con las
otras direcciones de movimiento.

Cápsula articular (figura 1-11)

Figura 1-11. Cápsula articular.

Membrana sinovial
La membrana sinovial se extiende hacia el periostio de la apófisis articular en el borde huesocartílago. Forma recesos o abultamientos hacia la capa fibrosa, que representa espacios de
reserva para los movimientos extremos.
Además, la membrana sinovial forma muchas eversiones que sobresalen hacia el interior de la
articulación. Se asume que éstas participan en los llamados bloqueos de las articulaciones
vertebrales. Estos abultamientos, los pliegues y vellosidades sinoviales son más frecuentes en las
secciones lordóticas de la columna vertebral. En la región espinal lumbar pueden sobresalir hasta
6 mm en el espacio articular. Debido a su apariencia, algunas veces se llaman discos o pliegues
meniscales. Están formados por tejido conectivo muy grueso con tan sólo una mínima
incorporación de tejido adiposo. Pueden deshilacharse, lo que crea pequeños fragmentos
desgarrados de estos pliegues que se encuentran dentro de la articulación.

Capa fibrosa (figuras 1-11 y 1-12)

Figura 1-12. Curso de la capa fibrosa. (a) En la columna lumbar. (b) En la columna cervical.

Parte de la cápsula articular se origina en el periostio correspondiente. Se inserta en la base de la
apófisis articular, lejos del borde de la superficie articular por el tejido conectivo y adiposo que
se halla entre la capa fibrosa y la membrana sinovial.
La capa fibrosa tiene bandas reforzadoras, que en la columna lumbar discurren en dirección
transversal sobre el borde externo de la apófisis articular inferior hasta las apófisis mamilares y
las apófisis articulares superiores, que se encuentran en la parte inferior. Los músculos multífidos
siguen la trayectoria de las bandas reforzadoras y pueden tensar la cápsula.
La orientación de las bandas de reforzamiento es vertical en las regiones torácica y cervical de
la columna. En todas las secciones vertebrales, los ligamentos amarillos se encuentran con su

margen lateral contra la cápsula articular y se extienden dentro de la cápsula articular con unas
cuantas fibras. Lo mismo se aplica a los ligamentos intertransversos con sus haces de fibras
medias.

Suministro vascular (figura 1-13)

Figura 1-13. Suministro vascular de la cápsula articular. (a) En la columna torácica y lumbar. (b) En la columna cervical.

El suministro arterial de las articulaciones cigapofisarias varía según sea la región particular de la
columna. En la columna torácica y lumbar, las arterias segmentarias son el suministro

principal:
• Arteria intercostal posterior
• Arteria lumbar
• Arteria iliolumbar
Se forman redes articulares, que también irrigan el periostio adyacente.
En la columna cervical, el suministro primario procede de la arteria vertebral.
Consejo práctico
Los grandes canales de suministro que se encuentran en la parte anterior o lateral del cuerpo vertebral indican que la perfusión del segmento de movimiento puede
estimularse mediante la movilización sin levantamiento de la sección vertebral completa.

La articulación como órgano sensorial
La cápsula articular y los ligamentos y tendones que la rodean tienen abundantes receptores. Los
siguientes receptores pueden encontrarse en la región de la cápsula articular.

Propioceptores (figura 1-14)

Figura 1-14. Propioceptores en la cápsula articular.

Los receptores tipo Golgi se identifican en la transición al aparato cápsula-ligamento. Están
rodeados por una cápsula de tejido conectivo y mielinizados. Tienen una elevada velocidad de
conducción.
Los receptores de Ruffini se encuentran sobre todo en la capa fibrosa de la cápsula. Estos
receptores son estructuras plexiformes con baja velocidad de conducción.
Dichos receptores registran la tensión de la cápsula articular y tienen un efecto tónico y fásico
reflexivo en los músculos que se transmite a través de neuronas motoras.

Nociceptores (figura 1-15)

Figura 1-15. Nociceptores en la cápsula articular.

Los nociceptores se conocen también como receptores de dolor. Son terminaciones nerviosas
libres, no mielinizadas en su mayor parte. Se extienden en la forma de un plexo y tienen una
velocidad de conducción muy lenta. Se localizan en la capa fibrosa de la cápsula y reaccionan a
los estímulos mecánicos y químicos, por ejemplo a las sustancias inflamatorias como
polipéptidos, serotonina, histamina, etc., que se forman en el cuerpo y se liberan como
consecuencia del edema y otros efectos de la presión crónica. Estas sustancias desencadenan las
sensaciones dolorosas y, a través de la neurona motora, inducen la tensión de los músculos
contiguos a la articulación.
La densa red de propioceptores y nociceptores en las articulaciones cigapofisarias explica por
qué son la causa dominante de los trastornos del movimiento.

Ejemplo: el efecto bloqueador nociceptivo es un mecanismo protector que previene los
movimientos nocivos en articulaciones lesionadas inflamadas.

El círculo vicioso artromuscular (figura 1-16)

Figura 1-16. El círculo vicioso artromuscular.

Los receptores, junto con las neuronas motoras y los centros motores del cerebro, producen un
cambio en el tono muscular que se transmite por la conexión espinal. En circunstancias
normales, existe un equilibrio muscular, la cápsula se despliega sin problema y la articulación se
mueve con libertad.
La distensión de la cápsula, como podría ocurrir con la carga alterada de la articulación,
estimula a los receptores. Esta información se propaga al tallo encefálico y la corteza por la vía
aferente y, a través de sinapsis directas, hasta el centro motor del asta anterior de la médula
espinal. Los nervios eferentes que salen de ahí actúan en las neuronas motoras α y γ. Esto puede
ocasionar acortamiento de las fibras intrafusales, por ejemplo, lo que a su vez eleva el tono
muscular de reposo.

Mientras la articulación esté alterada, los músculos encargados de esta articulación
experimentan un aumento crónico del tono, el cual cede sólo al corregirse el trastorno
artrogénico.
Consejo práctico
Las técnicas en fisioterapia influyen en el movimiento, coordinación del movimiento y postura a través de los receptores.
Mediante técnicas especiales, como la contracción-relajación y la estabilización rítmica, la facilitación neuromuscular propioceptiva influye en el tono muscular a través
de estimulación propioceptiva mediante relajación y estiramiento de un grupo muscular. Como el tono muscular está diseñado como un mecanismo protector, debe planearse
con cuidado el momento en que se aplican estos procedimientos.
En cierta medida, la terapia manual tiene un efecto en los receptores del aparato cápsula-ligamento, dado que la alineación anómala se corrige con técnicas de tracción y
movilización.
Por lo tanto, el ciclo puede romperse en varios sitios. Sin embargo, para eliminar el trastorno de manera permanente es preciso identificar y tratar la causa.

1.2.3 Inervación del segmento de movimiento
Las raíces nerviosas sensitivas anterior y posterior se combinan para formar el nervio espinal. En
el orificio intervertebral, o poco después, la rama meníngea se bifurca para formar el nervio
espinal y discurre paralela a éste y se proyecta de nueva cuenta hacia el conducto espinal, razón
por la cual también se conoce como rama recurrente.

Rama meníngea del nervio espinal (figura 1-17)

Figura 1-17. Zona de inervación de la rama meníngea del nervio espinal.

Ésta transporta fibras nerviosas sensitivas simpáticas puras e inerva a las siguientes estructuras
con las ramas anterior y posterior:
• Interior del conducto espinal: los vasos sanguíneas periósticos, meníngeos y epidurales.
• Ligamento longitudinal posterior.
• Capas externas del anillo fibroso.

Las fibras terminales crean una red con las de la rama meníngea de los segmentos adyacentes.
Por lo tanto, los segmentos se superponen.
Después de emitir la rama meníngea, el nervio espinal se divide en sus ramas anterior y
posterior.

Rama posterior (figura 1-18)

Figura 1-18. Inervación del segmento de movimiento.

También en este caso se observa una ramificación. La rama medial, a través de la rama articular,

inerva la cápsula articular del mismo segmento y emite las ramas colaterales a una o dos
articulaciones cigapofisarias próximas superior e inferior. Eso significa que cada rama posterior
inerva al menos dos o tres segmentos de movimiento. La rama articular también inerva los
ligamentos adyacentes y el periostio. Unas cuantas ramificaciones de la rama medial siguen a los
músculos próximos a la articulación.
La rama lateral inerva a los músculos autóctonos de la espalda y la piel.

Rama anterior (figura 1-18)
Las ramas anteriores forman los plexos lumbar, sacro, braquial y cervical, e inervan los músculos
correspondientes y otras estructuras.

Rama comunicante (figura 1-18)
Poco después del orificio intervertebral, la rama comunicante establece una conexión con el
tronco simpático. En su interior se hallan fibras aferentes y eferentes.

1.2.4 Ligamentos de la columna vertebral
Ligamento interespinoso (figura 1-19)

Figura 1-19. Ligamentos de la columna vertebral. (a) Vista lateral (se retiró el arco vertebral izquierdo). (b) Vista posterior (se
eliminaron los arcos vertebrales).

El ligamento ocupa el espacio entre dos apófisis espinosas adyacentes. Su dirección tensil se
proyecta desde la región posterosuperior hasta la anteroinferior. Se fusiona con la capa fibrosa de
la cápsula y la articulación cigapofisaria.

Ligamento supraespinoso (figura 1-19)
El ligamento supraespinoso conecta las puntas de las apófisis espinosas y consiste en bandas
ligamentosas muy fuertes dispuestas en forma vertical. El ligamento se extiende desde la séptima
vértebra cervical hasta el sacro. En la sección cervical se sustituye por el ligamento de la nuca.

Ligamento amarillo (figura 1-19)
Los ligamentos amarillos se extienden de manera segmentaria sobre el borde posterior del
conducto medular entre las láminas vertebrales, por lo que se encuentran cerca del conducto
medular por su parte posterolateral. En las regiones torácica y lumbar se fusionan en la parte
lateral con las cápsulas articulares cigapofisarias.
El ligamento es grueso y tiene una constitución poderosa y posee más de 75% de fibras
elásticas, razón por la que adopta un color amarillento. Este elevado porcentaje de componentes
elásticos asegura que el ligamento se mantenga tenso en cualquier posición posible y que en
ninguna posición puedan formarse pliegues que opriman el conducto medular. Los ligamentos
amarillos experimentan una gran variación en longitud. Por ejemplo, con la flexión máxima se
alargan 50%.
Debido a su proximidad con la cápsula articular, los ligamentos amarillos ejercen presión
posterior durante la flexión, lo que estabiliza esta parte de la articulación cigapofisaria.

Ligamento intertransverso (figura 1-19)
Este ligamento discurre entre las apófisis transversas.

Ligamento longitudinal posterior (figura 1-20)

Figura 1-20. Ligamento longitudinal posterior (vista posterior, se eliminaron los arcos vertebrales).

El ligamento se encuentra en la cara posterior del cuerpo vertebral. Es muy angosto en la zona
del cuerpo vertebral, pero se ensancha al nivel del espacio discal y asume una forma romboidea.
Está insertado con los discos intervertebrales y algunas de sus fibras se extienden en sentido
oblicuo hacia abajo, en dirección del pedículo vertebral, lo que deja las partes superiores del
disco descubiertas. Un plexo venoso (el plexo venoso vertebral interno) se encuentra entre el
hueso y el ligamento. El ligamento se extiende desde el hueso occipital hasta el conducto sacro y
es más ancho en su parte superior que en la inferior.

Ligamento longitudinal anterior (figura 1-21)

Figura 1-21. Ligamento longitudinal anterior.

Este ligamento se encuentra en la superficie anterior de los cuerpos vertebrales y se extiende
desde el tubérculo anterior del atlas hasta la primera vértebra sacra. En la parte inferior es ancho
y fuerte. El ligamento se fusiona con los cuerpos vertebrales, pero se extiende sobre los espacios
discales.
Dicho ligamento consiste en haces largos y superficiales de fibras que se extienden sobre
cuatro o cinco vértebras y haces más cortos y profundos que unen dos vértebras adyacentes.
Los ligamentos aseguran el segmento de movimiento en todas direcciones.
Ejemplo: la flexión lateral a la izquierda genera tensión en los ligamentos intertransversos y el
aparato cápsula-ligamento del lado derecho, así como en las secciones derechas del ligamento
amarillo y el ligamento longitudinal posterior. Por lo tanto, estas estructuras se tornan
vulnerables. Puesto que estos componentes se encuentran en planos profundos de los tejidos, no
es factible usar la palpación para delinear una estructura irritada.

1.2.5 Discos intervertebrales
Existen 23 discos intervertebrales. Sólo las articulaciones entre occipucio y atlas y entre atlas y
axis carecen de disco. Los discos aumentan en altura desde la columna cervical hasta la columna
lumbar. Consisten en un núcleo pulposo, un anillo fibroso y placas de cartílago (placas
terminales).

Anillo fibroso (figura 1-22)

Figura 1-22. Capas de fibras del anillo fibroso.

Sus capas externas poseen fibras de colágeno tipo 1, que están preparadas para soportar las
cargas tensiles. Contiene fibrillas gruesas combinadas en fibras y dispuestas en paralelo entre sí.
También existen cantidades menores de fibras elásticas. Las láminas se disponen en anillos,
aunque no siempre están completos, ya que no rodean en todos los casos al disco en su totalidad,
sino que se fusionan en las láminas adyacentes. Las capas se disponen en fuerzas variables. En la
parte anterior y lateral, las láminas son gruesas; en la posterior son más sutiles. En consecuencia,

el anillo es más angosto en la parte posterior que en la anterior y el núcleo pulposo no se halla
justo en el centro.
Las láminas más externas del anillo se fijan al borde marginal óseo del cuerpo vertebral
mediante fibras perforantes llamadas fibras de Sharpey.
En la parte posterior, la capa más externa del anillo fibroso se fusiona con el ligamento
longitudinal posterior. Pequeños vasos sanguíneos crecen en esta zona, pero se mantienen en las
capas superficiales y sólo se encuentran en pequeños números.
La inervación de la capa laminar posterior proviene de la rama meníngea del nervio espinal del
mismo segmento y los adyacentes. No hay nervios dentro del resto del disco intervertebral.

Núcleo pulposo (figuras 1-23 y 1-24)

Figura 1-23. Corte transversal del disco intervertebral.

Figura 1-24. Núcleo pulposo.

Conocido como el centro del disco intervertebral, el núcleo pulposo es una sustancia gelatinosa
que se encuentra dentro del disco. No posee un borde bien delimitado con el anillo fibroso
porque las partes externas del núcleo pulposo se fusionan con la capa laminar elástica interna del
anillo. En la columna lumbar, se localiza en la transición entre el punto intermedio y el tercio
posterior del disco. No contiene vasos sanguíneos ni nervios y se integra con fibrillas delgadas de
colágeno elástico que se ven como una red tridimensional al microscopio.
El núcleo sirve como un amortiguador hidroelástico porque su composición macromolecular,
sobre todo de mucopolisacáridos, tiene la capacidad de unirse con agua. En personas jóvenes, el
contenido de agua se aproxima al 88% del núcleo. Sin embargo, a lo largo de la vida de una
persona, el contenido del líquido disminuye y con éste la elasticidad interna. El núcleo pulposo
ejerce su presión interna hacia fuera como una fuerza en todas direcciones. Esto mantiene recto
el espacio entre dos cuerpos vertebrales, pero también se mantienen fijados juntos por la presión
sobre las láminas de disposición vertical en el anillo.

Placas de cartílago (figura 1-25)

Figura 1-25. Placas del cartílago.

Desde el punto de vista anatómico, las placas terminales inferior y superior son parte de los
cuerpos vertebrales, pero desde el punto de vista funcional son parte de los discos
intervertebrales. Las láminas del anillo se continúan en la placa de cartílago, adoptan un trayecto
horizontal, razón por la que esta parte de la placa de cartílago consiste en fibrocartílago.
La placa terminal se prolonga hacia fuera del cuerpo vertebral y se conforma con cartílago
hialino. Tiene alrededor de 1 mm de grosor y termina en el borde interno de la cresta marginal
del cuerpo vertebral. En el feto y el niño pequeño, las placas están muy vascularizadas, pero los
vasos sanguíneos regresan alrededor del periodo en el que termina el crecimiento.

Las placas de cartílago son un sitio importante para la difusión de minerales de la esponjosa
vascularizada hacia el centro del disco y para la evacuación de productos metabólicos de
desecho. En el centro, la placa es un poco más delgada; es ahí donde tiene lugar el intercambio.
Patología
Durante el crecimiento, las placas terminales superiores pueden experimentar cambios. En la enfermedad de Scheuermann existen pequeños huecos en la osificación en la
zona de los canales vasculares, lo que forma un defecto en la placa terminal superior a través del cual el tejido discal puede invadir el tejido esponjoso del cuerpo vertebral.
En la radiografía, estas intrusiones se identifican como nódulos llamados nodos de Schmorl.

Nutrición de los discos intervertebrales (figuras 1-26 y 1-27)

Figura 1-26. Liberación de líquido desde el disco intervertebral (flechas rojas) cuando la presión de carga es elevada (flechas
negras).

Figura 1-27. Absorción de líquido en el disco intervertebral (flechas rojas) cuando la presión de carga es baja (flechas grises).

La mayor parte del intercambio de líquido y nutrimentos entre el tejido del disco intervertebral y
los circundantes ocurre a través del hueso y la placa terminal cartilaginosa, y sólo en mínima
proporción a través de los vasos sanguíneos de la capa laminar más externa. Estas estructuras
poseen las características de una membrana semipermeable, lo que significa que son permeables
sólo a ciertas sustancias.
El componente básico de la sustancia fundamental del núcleo pulposo es una mezcla
macromolecular de proteína, carbohidrato, sodio y calcio. Ésta tiene una sólida afinidad por el
agua y por tanto una marcada influencia en la elasticidad y el grado de hinchazón del núcleo
pulposo. Esta mezcla es el origen de la presión osmótica en el disco, que contrarresta la presión
de carga que ejerce en el espacio discal desde el exterior. Si predomina la presión que actúa
desde el exterior, el disco libera líquido y productos metabólicos de desecho. Cuando la presión
se desciende, el disco absorbe líquido junto con nutrimentos importantes.
Como la mezcla macromolecular se diluye por la absorción de líquido, la absorbencia del disco
disminuye y se alcanza un equilibrio. Esto constituye un mecanismo protector para prevenir la

hinchazón excesiva del disco. Por otra parte, el aumento de la concentración de la mezcla impide
que se llegue a la compresión absoluta; en este caso, la absorbencia aumenta y contrarresta la
presión de carga.
Consejo práctico
El cambio de la carga de un disco para aliviar la carga facilita el intercambio de productos metabólicos y el movimiento los distribuye hacia el lado con menor carga. Estos
dos procesos son muy importantes para nutrir al disco. En el tratamiento de los problemas del disco intervertebral deben seleccionarse las medidas terapéuticas apropiadas
para cubrir estos requerimientos.

Presión intradiscal
Límite entre la hidratación y la deshidratación (figura 1-28)

Figura 1-28. Límite entre la hidratación y la deshidratación.

El límite entre la absorción y liberación de líquido se encuentra en una presión de carga del disco
de 800 N (400 kPa), la llamada presión intradiscal. La liberación de líquido se conoce como
deshidratación, mientras que la absorción de líquido es la hidratación. La presión intradiscal
depende en gran medida de ciertas posiciones corporales y ejercicios.

Presión en varias posiciones (figura 1-29)

Figura 1-29. Presión intradiscal en varias posiciones.

Nachemson (1966) publicó la primera descripción de la interdependencia entre la posición
corporal y el índice de presión intradiscal. Su medición in vivo de la tercera vértebra lumbar
conserva su validez en la actualidad. Por ejemplo:
Supina = 250 N (125 kPa)
De pie = 1 000 N (500 kPa)
Sedente = 1 400 N (700 kPa)

Presión en varias situaciones de carga (figura 1-30)

Figura 1-30. Elevación de la presión intradiscal en varias situaciones de carga.

Con la contracción súbita de los músculos durante un estornudo, tos o risa, por ejemplo, existe
una elevación significativa de la presión, lo que implica una liberación acelerada de líquido. Lo
mismo se aplica a algunos ejercicios para los músculos de espalda y abdomen.
El disco intervertebral tiene una gran adaptabilidad a la presión mecánica, por lo que un
aumento corto de la presión no tiene consecuencias significativas para un disco saludable.

Cambios en la altura del disco
La altura del disco cambia por los desplazamientos de líquido, lo cual puede demostrarse con la
medición de la longitud corporal en la mañana y la noche. Permanecer de pie, caminar y sentarse
durante el día inducen la liberación de líquido y puede observarse una pérdida hasta de 2 cm en
la longitud del cuerpo. La magnitud de esto depende de la situación de carga y es más
pronunciada en una persona joven que en una de edad avanzada. Durante la noche, debido a la
liberación de la carga que se produce al acostarse, el disco reabsorbe líquido y la talla aumenta.

Carga durante el levantamiento y portación de objetos (figuras 1-31 y 1-32)

Figura 1-31. Carga cuando se levanta un objeto en posición fisiológica.

Figura 1-32. Carga cuando se levanta un objeto con la espalda curvada.

La carga sobre el disco puede ser muy alta durante el levantamiento y portación de objetos.
Inclinarse 20° al frente con la espalda recta eleva la presión intradiscal en 1 400 N. Si se carga un
peso en esta posición, la presión se eleva tres o cuatro veces el peso corporal.
Si el levantamiento se realiza con la espalda arqueada, la presión se eleva siete u ocho veces.
Esto significa que la postura tiene un papel significativo durante el levantamiento. Para no
rebasar el límite de carga tolerable, la columna vertebral debe colocarse en posición óptima, es
decir, con su curvatura fisiológica normal.
Consejo práctico
(Figura 1-33)
Para evitar el aumento de la carga compresiva deben considerarse los factores mencionados antes cuando se elijan los métodos terapéuticos. Por ejemplo, cuando se trate a
una persona para eliminar un desbalance muscular, si los músculos están debilitados deben considerarse las modalidades terapéuticas como la estabilización segmentaria con
técnicas de terapia manual, técnicas de estabilización y reversión, como las usadas en la facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP) o entrenamiento funcional de los
músculos del abdomen y espalda, acorde con Klein-Vogelbach.
Un objetivo más importante es la adquisición de patrones de comportamiento adecuados en la vida cotidiana, como vigilancia y corrección, en caso necesario, de la postura
sedente y la mecánica de flexión.
La tracción del espacio discal facilita la hidratación. Por ejemplo, para la columna lumbar, 10 a 15 min de tracción bastan para producir un ensanchamiento significativo y
por tanto la descompresión del espacio discal. Sin embargo, no todos los pacientes reaccionan de manera positiva a la hidratación. En tales casos debe buscarse un
tratamiento apropiado mediante una prueba terapéutica basada en la información de los antecedentes del paciente sobre el alivio previo del dolor en posición supina o de pie.

Figura 1-33. Tracción del espacio discal.

Comportamiento del disco intervertebral durante los
movimientos (figura 1-34)

Figura 1-34. Comportamiento del disco intervertebral durante la flexión.

Dentro de ciertos límites, las partes elásticas internas del disco pueden desplazarse durante el
movimiento.
Durante la flexión, los cuerpos vertebrales se inclinan en sentido anterior, lo que genera un
ensanchamiento cuneiforme del espacio discal en la parte posterior. Las capas externas de fibras
de colágeno se tensan en la parte posterior y se comprimen en la anterior, donde sobresalen un
poco. El núcleo pulposo se adapta a esta forma de cuña y se desplaza hacia atrás, y lleva
consigno las fibras elásticas internas y el anillo fibroso. Este desplazamiento toma cierto tiempo
como efecto de la viscosidad y la consecuente lentitud del núcleo pulposo. Como los cuerpos
vertebrales posteriores se separan, las capas externas del anillo llegan pronto a los límites de su
extensibilidad y el proceso de desplazamiento se lentifica. Por lo tanto, esta tensión no sólo
mantiene unidas las vértebras, sino que también impide cualquier inclinación pronunciada, lo que
enlentece el movimiento.
Durante la rotación, las fibras se tensan y se orientan a sí mismas en forma oblicua contra la
dirección de la rotación.

Ejes de movimiento (figura 1-35)

Figura 1-35. Ejes de movimiento.

Los ejes de movimiento dependen de cuánto puede desplazarse el núcleo pulposo, por lo que no
es posible determinarlos con exactitud. El eje de flexión se halla dentro de un óvalo en la zona
anterior del disco y el de la extensión en la zona posterior. El eje para la flexión lateral está
situado en la sección izquierda del disco y el de la flexión lateral derecha en la sección derecha
del disco. El eje de rotación se localiza casi en el centro del disco o quizá un poco anterior a éste.

Cambios patológicos
Protrusión (figura 1-36)

Figura 1-36. Protrusión.

La degeneración del disco intervertebral se origina en las fibras de colágeno del anillo fibroso.
La sobrecarga constante produce desgarros que pueden invadir el núcleo pulposo cuando la carga
es asimétrica, lo cual desplaza las cargas externas intactas del anillo fibroso. Lo que protruye es
el disco, que sobresale del margen posterior del cuerpo vertebral. Los prospectos para la curación
de una protrusión son favorables porque el tejido que sobresale puede desplazarse de nueva
cuenta hacia atrás.
El dolor de una protrusión es comparable al de un prolapso porque las capas externas del anillo
y el ligamento longitudinal posterior se estiran demasiado; sin embargo, no hay síntomas
motores.

Prolapso (figuras 1-37 y 1-38)

Figura 1-37. Prolapso medial.

Figura 1-38. Prolapso posterolateral.

Si todas las capas fibrosas del anillo se desgarran, el núcleo puede penetrar en el conducto
medular o un nervio espinal. Esto implica parte del anillo y quizá del cartílago, lo que constituye
un prolapso.
Un prolapso medial comprime las bandas nerviosas de la cauda equina que discurren hacia
abajo, lo que altera funciones motoras muy importantes. Es posible que el paciente pierda el
control de los esfínteres intestinal y urinario. Por lo tanto, el síndrome de la cauda equina
requiere intervención quirúrgica inmediata.
El prolapso en dirección posterolateral presiona contra el nervio espinal y, según sea la
posición del prolapso, puede empujar al nervio espinal en sentido medial o lateral. Para disminuir
la presión de la raíz nerviosa y aliviar así el dolor, el paciente asume una posición en la cual la
compresión es menor. Ésta es una “postura forzada” que el paciente puede abandonar sólo a
costa del dolor intenso.
Consejo práctico

En caso de un prolapso, nunca debe corregirse la posición de comodidad en la fase aguda.

Patrones de dolor para localizar un prolapso
Si el prolapso se encuentra debajo del punto de salida del nervio, en la “axila” del nervio, el
dolor se intensifica con la flexión lateral al lado contrario. Por lo tanto, el paciente se inclina
hacia el lado del prolapso para aliviar la presión sobre el nervio y atenuar el dolor (figura 1-39).

Figura 1-39. Prolapso inferior al punto de salida del nervio. (a) Inducción del dolor. (b) Alivio del dolor.

Si el prolapso se encuentra arriba del punto de salida del nervio (en su “hombro”), el dolor se
intensifica con la inclinación al lado del prolapso, mientras que la flexión al lado contrario alivia
el dolor (figura 1-40).

Figura 1-40. Prolapso superior al punto de salida del nervio. (a) Inducción del dolor. (b) Alivio del dolor.

Resultados de la degeneración del disco intervertebral (figura 1-41)

Figura 1-41. Resultados de la degeneración del disco intervertebral.

En un disco con cambios degenerativos, el proceso de difusión se altera, la turgencia del núcleo
pulposo disminuye y se pierde la distribución uniforme de la presión y con ésta la adaptabilidad a
las diversas situaciones de carga. Los resultados son el estrechamiento del espacio discal,
elevación de la presión en las articulaciones cigapofisarias y la formación de osteofitos
marginales (espondilofitos, espolones óseos marginales) que son más o menos prominentes y se
extienden desde los márgenes de los cuerpos vertebrales.
Consejo práctico
Después del desgarro del tejido del disco intervertebral comienza la regeneración, que sigue el proceso habitual de curación de heridas. Debe esperarse que la curación final
se alcance en un año. Durante este tiempo debe señalarse que en la fase aguda, que dura alrededor de una semana, debe liberarse la carga del disco, lo que implica reposo en
cama. Después de esto, en virtud del efecto positivo del movimiento en la nutrición, se inicia la movilización cuidadosa. Con el tiempo y la observación precisa de los
síntomas del paciente, se incorpora el soporte de carga alternada para estimular la actividad de difusión.

2.1 Palpación de las referencias del cráneo y la columna cervical
2.2 Anatomía funcional del cráneo
2.3 Anatomía funcional de la columna cervical

2 Cráneo y columna cervical
2.1 Palpación de las referencias del cráneo y la
columna cervical
Huesos, ligamentos, articulaciones

Protuberancia occipital externa (figura 2-1)

Figura 2-1. Palpación del cráneo: estructuras óseas.

Puede identificarse como una prominencia distintiva en la línea media de la región occipital.

Línea nucal superior (figura 2-1)
Desde la protuberancia, la línea nucal superior se extiende a la derecha e izquierda. Es una cresta
pequeña que discurre en dirección lateral a ambos lados y un poco curvada, con el lado convexo
hacia arriba.
Sirve como punto de origen o inserción de los músculos superficiales del cuello:
• En la parte media: músculo trapecio.
• En la parte lateral: músculo esternocleidomastoideo.

Apófisis mastoides (figura 2-1)

La apófisis mastoides se reconoce como una prominencia precisa que se proyecta en el extremo
lateral de la línea nucal superior. Sirve como sitio de inserción del músculo
esternocleidomastoideo. La oreja sirve como un punto de referencia adicional: la apófisis
mastoides se localiza justo detrás del lóbulo de la oreja.

Línea nucal inferior (figuras 2-1 y 2-2)

Figura 2-2. Palpación del cráneo: puntos de inserción muscular.

La línea nucal inferior discurre paralela y a dos anchos de dedo por debajo de la línea nucal
superior. Es el punto de origen o inserción de los siguientes músculos:
• En la parte medial y un poco superior: el músculo semiespinoso de la cabeza.
• De la parte medial a la lateral: los músculos recto posterior menor de la cabeza, recto posterior
mayor de la cabeza y oblicuo superior de la cabeza.
• En el extremo lateral, hacia la apófisis mastoides: los músculos longísimo de la cabeza y
esplenio de la cabeza.

Consejo práctico
Cuando se palpe sobre la cara lateral de la línea nucal, los puntos desencadenantes de la columna cervical superior deben diferenciarse de la tendinitis. Estos puntos son
indicadores de una posición anómala de las articulaciones cigapofisarias C0-C1.

Articulación temporomandibular (figura 2-3)

Figura 2-3. Palpación de la articulación temporomandibular.

Puede palparse la cabeza de la mandíbula en la parte anterior al conducto auditivo externo, sobre
todo con la boca cerrada, ya que la cabeza mandibular desaparece en la parte anterior cuando se
abre la boca. La comparación directa de las articulaciones derecha e izquierda con la boca abierta
y cerrada, y durante el movimiento de la mandíbula de un lado a otro, aporta información sobre
cualquier asimetría.

Apófisis coronoides (figura 2-3)
Con la boca cerrada, la apófisis coronoides se localiza detrás del arco cigomático, por lo que no

es palpable. Cuando se abre la boca, se mueve en sentido anterior desde el plano inferior de la
parte externa del arco cigomático. Aquí se localiza el sitio de inserción para el músculo temporal.

Tuberosidad del masetero (figura 2-4)

Figura 2-4. Palpación de la tuberosidad masetérica.

El sitio de inserción del músculo masetero se halla en la parte externa del ángulo de la mandíbula
y su margen inferior puede palparse cuando se cierra la boca.

Apófisis transversa de C1 (figura 2-5)

Figura 2-5. Palpación de la apófisis transversa.

La apófisis transversa de la primera vértebra cervical se encuentra un poco por debajo de la
apófisis mastoides y directamente posterior a la rama ascendente de la mandíbula. Como la
apófisis transversa es el punto de origen e inserción de muchos músculos, puede percibirse como
un abultamiento distintivo durante la palpación profunda.
Las apófisis transversas de las otras vértebras cervicales sólo son palpables si se ejerce presión
considerable debido al tejido blando que las cubre.
Consejo práctico
La palpación de la apófisis transversa permite determinar la posición de C1 y valorar la presencia de dolor e inflamación. En casos de mala alineación rotacional, la apófisis
transversa de un lado es muy gruesa y se palpa en un punto más posterior de lo habitual, mientras que en el otro lado está desplazada en dirección anteromedial detrás de la
rama de la mandíbula.

Apófisis espinosa (figura 2-6)

Figura 2-6. Palpación de la apófisis espinosa y el ligamento nucal.

En un plano inferior a la protuberancia occipital externa y justo debajo del cráneo existe una
concavidad en la que puede palparse una elevación distintiva, la apófisis espinosa de C2.
Las otras apófisis espinosas están divididas y son más difíciles de identificar. Sólo la de C7
sobresale de forma notoria, como su nombre lo indica: vértebra prominente.
Cuando hay duda acerca de cuál de las apófisis sobresalientes es la de C7, se colocan los dedos
índice, medio y anular sobre las tres apófisis espinosas adyacentes en la unión cervicotorácica y
se le pide al paciente que alcance muy lentamente la extensión máxima. La apófisis espinosa de
C6 desaparece bajo el índice que palpa, mientras que la que permanece palpable es C7.

Ligamento de la nuca (figura 2-6)
Este ligamento se extiende desde la protuberancia occipital externa hasta C7 y puede sentirse de
manera clara entre las apófisis espinosas. La flexión del cuello estira el ligamento, lo que facilita
su palpación.

Articulaciones intervertebrales (figura 2-7)

Figura 2-7. Palpación de la articulación cigapofisaria.

La articulación cigapofisaria C2-C3 puede palparse como una pequeña elevación a la misma
altura que la apófisis espinosa de C2 y a unos dos anchos de dedo en sentido lateral. Las otras
articulaciones cigapofisarias pueden encontrarse al nivel de las apófisis espinosas
correspondientes.
Consejo práctico
A menudo se encuentran sensibilidad e inflamación en el lado bloqueado.

Hueso hioides (figura 2-8)

Figura 2-8. Palpación del hueso hioides.

El hueso hioides con su par de astas mayores se palpa justo debajo de la mandíbula hacia el
cuello y se percibe como una herradura. Debe moverse en la misma medida a derecha e
izquierda.

Arteria carótida (figura 2-9)

Figura 2-9. Palpación de la arteria carótida.

El pulso carotídeo puede palparse en el borde anterior del músculo esternocleidomastoideo, cerca
del punto intermedio del músculo
► Músculos
Debe palparse la longitud completa de un músculo, desde su origen hasta su inserción. Se
evalúan los aspectos siguientes:
• Puntos dolorosos circunscritos.
• Presencia de sitios de tensión.
• Áreas de inflamación.
La palpación se realiza con dos o tres dedos, a lo largo y a lo ancho de las fibras, con más o
menos presión, según sea la localización del músculo.

Músculo trapecio (figura 2-10)

Figura 2-10. Palpación del músculo trapecio.

Este músculo se extiende desde la protuberancia occipital externa, la línea nucal superior, el
ligamento nucal y las puntas de las apófisis espinosas de T1-T12 hasta el tercio lateral de la
clavícula, el acromion y la espina escapular.

Músculo elevador del omóplato (figura 2-11)

Figura 2-11. Palpación de los músculos profundos del cuello.

El punto de origen del elevador del omóplato en la apófisis transversa no es palpable. Sólo es
definible con claridad en su sitio de inserción en el ángulo superior del omóplato, donde se
encuentran a menudo puntos desencadenantes y áreas de tensión.

Músculo esplenio de la cabeza (figura 2-11)
Aunque la mayor parte del vientre del músculo está cubierta por el músculo trapecio, puede
definirse en planos profundos en su curso de la apófisis mastoides y la línea nucal superior en la
parte inferomedial hacia las apófisis espinosas de C3-T3.

Músculo esplenio del cuello (figura 2-11), músculo semiespinoso
de la cabeza, músculo longísimo del cuello, músculo longísimo de
la cabeza, músculo iliocostal del cuello
Estos músculos se encuentran en un plano profundo dentro de los tejidos y no son accesibles a la
palpación detallada; se perciben como un cordón de músculo que en su mayor parte discurre en

paralelo a la columna vertebral.

Músculo esternocleidomastoideo (figura 2-12)

Figura 2-12. Palpación del músculo esternocleidomastoideo.

Desde su inserción ancha en la apófisis mastoides y la línea nucal superior, este músculo se
proyecta en sentido inferior y anterior hacia el esternón. Su origen esternal es medial a la
articulación esternoclavicular. El origen clavicular ocupa el tercio medial de la clavícula y puede
sentirse un espacio entre las dos inserciones.

Músculos escalenos (figura 2-13)

Figura 2-13. Palpación de los músculos escalenos.

Los orígenes de los músculos escalenos anterior y medio en las apófisis transversas de C3-C7
son accesibles desde la parte anterior mediante la palpación profunda a la derecha e izquierda de
la tráquea mientras el paciente produce tensión hacia la flexión lateral. Las inserciones en la
primera costilla son palpables en la parte posterior a la clavícula y el músculo
esternocleidomastoideo.
El músculo escaleno posterior discurre frente al borde del trapecio y éste lo cubre en parte.

Músculo largo del cuello
La parte superior puede palparse en el área superior, entre el músculo esternocleidomastoideo y
la laringe. Las otras partes son posteriores a la laringe y la tráquea, y quedan cubiertas por los
músculos escalenos.

Músculo temporal (figura 2-14)

Figura 2-14. Palpación del músculo temporal.

Este músculo se proyecta desde la fosa temporal hasta la apófisis coronoides de la mandíbula.
Puede palparse en su inserción cuando se abre la boca y en la fosa cuando la boca se cierra con
firmeza.

Músculo masetero (figura 2-15)

Figura 2-15. Palpación del músculo masetero.

Éste es un haz muscular grueso y casi rectangular en el área del ángulo mandibular, fácil de
palpar, incluso con la boca un poco abierta. Cuando la boca está cerrada, sobresale como un
bulto muscular grueso.

Músculo digástrico (figura 2-16)

Figura 2-16. Palpación de los músculos milohioideo, pterigoideo lateral y digástrico.

Este músculo puede palparse en la apófisis mastoides, frente al músculo esternocleidomastoideo
mientras se abre la boca. También es palpable hacia el lado interno de la punta del mentón,
paralelo a la mandíbula.

Músculo milohioideo (figura 2-16)
Este músculo ocupa todo el piso mandibular y puede localizarse al abrirse la boca y se palpa
hacia arriba, en dirección del piso de la boca desde abajo.

Músculo pterigoideo interno (figura 2-16)
Este músculo es palpable con la boca cerrada en su sitio de inserción sobre la superficie interna
del ángulo mandibular. No es posible palparlo en la parte superomedial.

Músculo pterigoideo lateral (figura 2-17)

Figura 2-17. Palpación del músculo pterigoideo lateral.

Es posible palparlo sólo desde el interior de la boca. El procedimiento es el siguiente: se palpa
desde un punto posterior del molar superior hacia el cuello de la mandíbula y se le pide al
paciente que abra la boca un poco más y luego la abra y cierre con suavidad. La tensión del
músculo puede percibirse cuando la boca se abre.
Consejo práctico
Un trastorno funcional en la región espinal cervical superior se sospecha por la presencia de puntos desencadenantes en el cuello y los músculos de la garganta, con dolor que
se irradia hacia el occipucio y la zona temporal y se intensifica con la presión sobre los puntos desencadenantes.

2.2 Anatomía funcional del cráneo
2.2.1 Componentes óseos
El cráneo se divide en sus partes facial y cerebral, el viscerocráneo (esqueleto facial) y el
neurocráneo (bóveda cerebral), respectivamente.

Viscerocráneo (figura 2-18)

Figura 2-18. Huesos del cráneo.

1 = Huesos nasales
2 = Huesos lagrimales
3 = Etmoides
4 = Huesos cigomáticos
5 = Maxila

6 = Mandíbula
Vómer
Huesos palatinos
Hueso hioides

Neurocráneo (figura 2-18)
7 = Hueso occipital
8 = Huesos parietales
9 = Huesos temporales
10 = Esfenoides
11 = Hueso frontal
La base craneal une el viscerocráneo con el neurocráneo, además de formar la conexión con la
columna cervical.

Suturas craneales (figura 2-19)

Figura 2-19. Suturas.

Las partes óseas del cráneo se unen mediante las suturas craneales. Fibrillas de colágeno,
situadas en las hendiduras entre las suturas, forman la capa externa y se unen con el periostio del
cráneo. Al avanzar hacia el interior, hay tejido conectivo fibroso, además de crestas óseas
individuales, vasos sanguíneos, nervios y receptores.
Las suturas tienen forma variable:
• La sutura sagital entre los huesos parietales es ancha y posee bordes dentados muy
pronunciados.
• La sutura lambdoidea, que une el hueso occipital con los parietales, tiene dientes más cortos.
• La sutura temporoparietal discurre en dirección oblicua hacia dentro. También se denomina
sutura escamosa.

2.2.2 Meninges cerebrales
Duramadre craneal (figura 2-20)

Figura 2-20. Duramadre craneal.

• La duramadre es una “capa de tejido conectivo resistente para el cerebro”.
• Recubre la superficie interna de la cavidad craneal y se integra con dos capas. La capa externa
también sirve como periostio del cráneo. La capa interna sigue el contorno cerebral y se
duplica en varias zonas.
• Las duplicaciones incluyen la hoz del cerebro entre los dos hemisferios cerebrales, la hoz del
cerebelo, como continuación de la hoz del cerebro en la hendidura entre los hemisferios
cerebelosos, y la tienda del cerebelo, que divide el lóbulo occipital del cerebelo. Consisten en
haces firmes de fibras de colágeno cuya alineación sigue en parte la forma del cráneo y en parte
tiene orientación longitudinal.
• La hoz y la tienda constituyen un sistema de soporte importante, no sólo en dirección
longitudinal, también transversal.
• Los senos venosos durales se hallan dentro de la duramadre; conducen la sangre venosa fuera

del cerebro y hacia la vena yugular interna.
• La duramadre contiene receptores para vigilar la sensibilidad al dolor y los cambios en la
presión.

Leptomeninges
• Éstas son la “capas suaves del cerebro”.
• Se constituyen con una capa externa, la aracnoides, y una interna, la piamadre craneal.
• Descansa sobre la superficie del cerebro y sigue todas sus circunvoluciones y recesos.
• El espacio subaracnoideo se encuentra entre las dos capas y está lleno de líquido
cefalorraquídeo (LCR). En varios sitios existen grandes aberturas: las cisternas subaracnoideas.

2.2.3 Líquido cefalorraquídeo (figura 2-21)

Figura 2-21. Dinámica del líquido cefalorraquídeo.

• Existen cerca de 100 a 150 mL de LCR en total.
• Se produce en el plexo coroideo y se renueva hasta tres veces al día.
• La resorción ocurre a través de las membranas semipermeables de las granulaciones
(vellosidades) aracnoideas. La presión del LCR tiene un papel en este proceso y a su vez está
influida por la presión venosa.
• La presión del LCR se aproxima a 150 mm H2O. Varía con la posición (p. ej., decúbito o
sedente) y con la localización (craneal o caudal).
• Contiene sólo alrededor de cinco células por mililitro, pero no tiene proteínas.

2.2.4 Movilidad del cráneo
El cráneo no es una estructura rígida, sino un tejido elástico. Cada hueso del cráneo tiene un
movimiento específico mínimo con un impulso rítmico; la frecuencia normal es cercana a 10 a
14 impulsos por minuto. Las suturas funcionan como articulaciones de expansión. La dirección
del movimiento depende de la orientación y forma de la sutura, en la cual los huesos convergen y
divergen.
Consejo práctico
(Figura 2-22)
Cuando hay restricción del movimiento de las suturas, la movilización osteopática del cráneo reactiva la movilidad innata de la estructura.
La duramadre craneal se fija en la circunferencia del agujero magno y ahí cambia a la duramadre espinal, que se inserta en las partes posteriores de las vértebras C1 y C2
hacia abajo. Primero se une con la cara anterior de las vértebras desde S2. Esta conexión sacrocraneal corrobora el tratamiento de ambas áreas cuando hay trastornos. Sin
embargo, se sugiere al lector considerar otras fuentes acerca de esta información, ya que por la actualidad no hay suficiente información al respecto.

Figura 2-22. Movilización del cráneo y el sacro.

2.2.5 Articulación temporomandibular
Mandíbula (figura 2-23)

Figura 2-23. Mandíbula.

Rama de la mandíbula
• La apófisis coronoides sirve como sitio de inserción para el músculo temporal.
• La apófisis coronoides y el cuello de la mandíbula, en la cara interna de la fóvea pterigoidea,
funciona como inserción para el músculo pterigoideo lateral.

• La superficie articular en la cabeza de la mandíbula es cilíndrica convexa en ambos ejes. El
eje discurre en sentido anterolateral a posteromedial.

Cuerpo de la mandíbula
• La parte alveolar, con los alveolos dentales para fijar las raíces de los dientes, se forma en las
zonas donde existe menor tensión funcional, como en los espacios interdentales.
• La base de la mandíbula contiene el orificio mentoniano para el paso de los nervios y vasos
del mentón.
• La fosa digástrica en el lado interno es el punto de inserción del músculo digástrico.

Ángulo de la mandíbula
• La tuberosidad masetérica en la cara externa sirve como sitio de inserción para el músculo
masetero.
• La tuberosidad pterigoidea en la cara interna es el punto de inserción para el músculo
pterigoideo medial.
• En los lactantes, el ángulo de la mandíbula forma un ángulo de 140°. Éste disminuye debido a
la carga por la masticación hasta cerca de 120° y en las maxilas edéntulas puede aumentar de
nueva cuenta.

Superficie articular en el hueso temporal
Fosa mandibular (figura 2-24)

Figura 2-24. Fosa mandibular.

• La superficie articular del hueso temporal es cóncava. Está delimitada en la arte anterior por el
tubérculo articular.
• La parte posterior se encuentra fuera de la cápsula y forma la pared lateral del conducto
auditivo externo.
• La fosa es dos a tres veces más grande que la superficie articular en la cabeza de la mandíbula.
• El aspecto de la articulación que se forma depende de su carga. En los lactantes es plano. Se
profundiza cuando brotan los dientes permanentes y se aplana otra vez en los maxilares
edéntulos.

Disco articular (figura 2-25)

Figura 2-25. Articulación temporomandibular.

El disco consiste en tejido conectivo colagenoso firme y fibrocartílago. Las fibras están alineadas
en forma tridimensional en direcciones anteroposterior, mediolateral y superoinferior. Debido a
esto, el disco puede absorber una fuerza considerable.
El disco se encuentra entre la fosa mandibular, la parte posterior del tubérculo articular y la
cabeza mandibular. Su parte anterior es delgada. Las fibras del músculo pterigoideo lateral lo
siguen en este punto. En contraste, es muy grueso en su parte posterior. Las dos secciones están
separadas entre sí por una constricción de tejido conectivo en forma de reloj de arena. La parte
posterior del disco posterior se conoce como zona bilaminar. En la parte superior se integra con
tejido conectivo elástico, mientras que la parte que se extiende hasta la cabeza de la mandíbula
posee tejido fibroso. Un cojinete retroarticular se une a esta zona en la parte posterior y sólo
después de ello la capa fibrosa cierra la articulación.
El disco está unido en su circunferencia con la cápsula articular y por tanto divide la cavidad
articular en dos compartimientos, la cámara articular discotemporal superior y la cámara
discomandibular inferior.

El disco casi no contiene vasos ni nervios. Sólo el cojinete retroarticular posee unas cuantas
arterias y venas. Algunas ramas terminales crecen dentro del disco en las zonas donde se une con
la cápsula articular. Por lo demás, el disco se nutre mediante el líquido sinovial. Dado que no hay
receptores nerviosos en el disco, los problemas se manifiestan por primera vez cuando se
producen cambios dinámicos significativos o cuando hay perforación o estrechamiento del disco.
El disco mejora la congruencia de las superficies articulares y transmite la presión. Cuando la
boca se abre, el disco se desplaza hacia delante.
El dinamismo del disco depende no sólo de su fijación a la mandíbula, sino también de su
conexión con el músculo pterigoideo lateral. La parte superior del músculo se inserta en el disco
o tira de éste en sentido anterior cuando la boca se abre.

Cápsula articular (figura 2-25)
La cápsula articular rodea la articulación, incluye al tubérculo articular y deja la región posterior
de la fosa descubierta. En la parte inferior se adhiere al cuello de la mandíbula. La parte superior
del músculo pterigoideo lateral se extiende hasta la cápsula anterior.
La cápsula es laxa, por lo que permite movimientos amplios sin desgarrarse. Los ligamentos
lateral, esfenomandibular y estilomandibular refuerzan la cápsula. Está inervada por los nervios
auriculotemporal, masetero y temporal profundo.

Movimientos de la articulación temporomandibular
Los movimientos deben ser simultáneos en ambas articulaciones temporomandibulares. Los
movimientos son simétricos cuando se abre y cierra la boca, pero asimétricos durante la
masticación.

Abertura y cierre de la boca (figura 2-26)

Figura 2-26. Posición de la articulación temporomandibular. (a) Con la boca cerrada. (b) En la fase de abertura. (c) Con la
abertura máxima de la boca.

Cuando se abre la boca se produce una combinación de movimientos consistentes en traslación y
rotación en la cámara articular inferior. En la cámara superior, el disco se desplaza hacia delante
contra el hueso temporal.

Boca cerrada (figura 2-26a)
La cabeza mandibular y el disco posterior se encuentran en la parte anterior de la fosa
mandibular.

Fase de abertura (figura 2-26a, b)
Cuando se abre y cierra la boca, los movimientos son simétricos a ambos lados. Existe una
combinación de movimientos de rodamiento-deslizamiento al inicio de la fase de abertura. La
cabeza de la mandíbula gira dentro de la depresión entre las partes posterior y anterior del disco.
Por lo tanto, el movimiento ocurre primero en la cámara articular discomandibular.
Cuando la boca se abre más, la cabeza de la mandíbula desplaza al disco en sentido anterior e
inferior, opuesto a la fosa y el tubérculo ascendente. Por lo tanto, además del movimiento en la
cámara inferior, ocurre también traslación en la cámara articular discotemporal. Con este
desplazamiento, la parte posterior del disco se estira. Las partes anteriores también experimentan
estiramiento por la contracción del músculo pterigoideo lateral.

Abertura máxima de la boca (figura 2-26c)
Cuando la boca se abre al máximo, la cabeza de la mandíbula gira fuera de la fosa y el disco se
desplaza tanto en sentido anterior que su constricción en reloj de arena se localiza en el plano del
tubérculo articular. La zona bilaminar y las partes posteriores de la cápsula se constriñen con este
desplazamiento anterior.
Cuando la boca se cierra, el complejo completo se localiza de nueva cuenta en la parte
posterior.

Protrusión/retrusión
La protrusión describe el desplazamiento de la mandíbula hacia delante; la retrusión es su
movimiento posterior. Estos movimientos ocurren sobre todo en la cámara articular
discotemporal y sólo en grado mínimo en la cámara discomandibular. Se espera un
desplazamiento total de 1.5 a 2 cm, de los cuales sólo 0.2 a 0.5 cm tienen lugar en dirección
posterior. Para permitir el movimiento de la mandíbula, la boca debe abrirse un poco. La
protrusión y la retrusión son movimientos deslizantes que pocas veces se ven aislados. Cuando
se abre la boca, por lo general ocurren combinados con rotación alrededor del eje frontal.

Laterotrusión/mediotrusión
La laterotrusión es el movimiento de la mandíbula para alejarse de la línea media. La
mediotrusión es el movimiento hacia la línea media. Los movimientos siempre son simultáneos
en las articulaciones derecha e izquierda: laterotrusión en un lado y mediotrusión en el contrario.
Éste no es un movimiento rectilíneo, sino que sigue el curso de un pequeño arco porque es una
combinación de traslación lateral y rotación alrededor del eje sagital.
Estos desplazamientos laterales son relevantes para la masticación. La magnitud del
desplazamiento es de 10 a 13 mm en cada dirección.

Movimientos de molienda durante la masticación (figura 2-27a, b)

Figura 2-27. Movimientos de molienda en la articulación temporomandibular. (a) Vista lateral. (b) Vista transversal.

Durante los movimientos de molienda, las dos articulaciones realizan una secuencia de
movimiento diferente. De un lado, el lado de trabajo, hay rotación alrededor de un eje vertical y
una ligera laterotrusión. El movimiento es mínimo y se estabiliza con los músculos de la
masticación y los ligamentos. Esto es lo que genera la presión masticatoria.
En el otro lado de la mandíbula, el lado del balance, existe una combinación de protrusión y
mediotrusión. Además, la cabeza de la mandíbula se desplaza hacia abajo. En total, los
movimientos de este lado son más pronunciados que los del lado de trabajo.

Consejo práctico
La mayor parte de las luxaciones de disco ocurre hacia delante. Como resultado, en la posición neutral todo el disco se localiza en la zona anterior de la articulación, por lo
que no es posible un movimiento de traslación. La abertura de la boca se produce sólo por rotación y es muy limitada.
La articulación bloqueada puede liberarse con la relajación de las estructuras anteriores mediante medidas que reducen el tono y técnicas de traslación articular.

2.2.6 Unidad funcional mandíbula-columna cervical (figura 2-28)

Figura 2-28. Unidad funcional: mandíbula-columna cervical.

Las secciones esqueléticas (cráneo, mandíbula, cinturón escapular y columna cervical) forman de
manera conjunta una unidad funcional. En consecuencia, los problemas en la articulación
temporomandibular actúan a través de las conexiones con los músculos y articulaciones, y
también causan trastornos en el cinturón escapular y la columna cervical.
Por ejemplo, los cambios posturales en la columna cervical tienen efecto en la oclusión.
Durante la traslación anterior, la oclusión dental ya no es correcta si los músculos infrahioideos
mantienen la mandíbula atrás. La flexión de la columna cervical desplaza la mandíbula hacia

delante, en tanto que la extensión la desplaza hacia atrás, lo que tiene relevancia en el tratamiento
dental, por ejemplo.
Consejo práctico
(Figura 2-29)
En caso de oclusión anómala secundaria a una corona alta o un trastorno similar, no tiene mucho sentido corregir la posición defectuosa de la cabeza porque el paciente
continuará su intención de obtener el mejor cierre mandibular. Por el contrario, el odontólogo no debe corregir el molar de inmediato si hay un cambio en la oclusión; la
causa podría ser una posición alterada de la columna cervical.

Figura 2-29. Cambios posicionales en la columna cervical y el efecto en la oclusión.

2.2.7 Músculos de la masticación

Músculo temporal (figura 2-30)

Figura 2-30. Músculo temporal.

Funciones:
• Todas las partes: cierre de la boca.
• Partes posteriores: retrusión.

Músculo masetero (figura 2-31)

Figura 2-31. Músculo masetero.

Funciones:
• Cierre potente de la mandíbula.
• Mediante su trayecto oblicuo de la parte superoanterior a la inferoposterior puede avanzar la
mandíbula.

Músculo pterigoideo medial (figura 2-32)

Figura 2-32. Músculo pterigoideo medial.

Funciones:
• Cierre bucal.
• Protrusión.
• Soporte del lado de balance durante los movimientos de molienda.

Músculo pterigoideo lateral (figura 2-33)

Figura 2-33. Músculo pterigoideo lateral.

Funciones de la parte inferior:
• Inicio de la abertura de la boca (después de lo cual actúan los músculos suprahioideos).
• Protrusión.
• Movimientos de molienda (lado de balance).
Funciones de la parte superior:
• Abertura de la boca.
• Desplazamiento del disco hacia delante durante la abertura de la boca.
• Estabilización de la cabeza mandibular al presionarla contra el tubérculo articular.
• Estabilización del lado de trabajo durante los movimientos de molienda.
Patología
La oclusión defectuosa, la masticación continua de goma de mascar, el bruxismo nocturno y los problemas emocionales aumentan el tono de los músculos masticatorios y por
tanto afectan la dinámica de la articulación temporomandibular. Además, a través de las conexiones musculares de la mandíbula y la maxila con los huesos esfenoides y
temporales, puede modificarse la dinámica del cráneo, lo que puede comprimir las suturas.

2.2.8 Músculos suprahioideos (figura 2-34)

Figura 2-34. Músculos suprahioideos.

Músculo digástrico (figura 2-34)
Característica distintiva: está dividido en los vientres anterior y posterior por un tendón
intermedio. El tendón está insertado en el hueso hioides mediante un asa de tejido conectivo.

Músculo estilohioideo (figura 2-34), músculo milohioideo (diafragma de la
boca) (figura 2-35), músculo genihioideo (figura 2-35)

Figura 2-35. Músculos del piso de la boca.

Funciones de los músculos suprahioideos:

Con los extremos fijados de los músculos en la mandíbula y el cráneo, desplazan el hueso
hioides en sentido superior, lo cual tiene importancia en los movimientos deglutorios, la succión
y el acto de soplar.
Con el extremo fijado en el hueso hioides, ayudan a abrir la boca. Los músculos del piso de la
boca se activan en los movimientos de molienda (lado de trabajo) y elevan el piso de la boca.

2.2.9 Músculos infrahioideos (figuras 2-36 y 2-37)

Figura 2-36. Músculos infrahioideos: músculo esternohioideo, músculo esternotiroideo.

Músculo esternohioideo (figura 2-36), músculo esternotiroideo (figura 2-36),
músculo tirohioideo (figura 2-37), músculo omohioideo (figura 2-37)

Figura 2-37. Músculos infrahioideos: músculo tirohioideo, músculo omohioideo.

Característica distintiva: Al nivel de C6, donde este músculo cruza el músculo
esternocleidomastoideo, un tendón intermedio divide el segmento omohioideo en vientres
superior e inferior. Mediante esta inserción en el omóplato genera la conexión cráneo-hueso
hioides-hombro.
Función de los músculos infrahioideos. Estos músculos tiran del hueso hioides y la laringe en
sentido posterior. Debido a esto, y en virtud de la estabilización de la laringe mediante el
cabestrillo del músculo esternotiroideo, intervienen en la fonación.

2.2.10 Interacción entre los músculos de la masticación y los
músculos suprahioideos e infrahioideos (figura 2-38)

Figura 2-38. Flexión de la columna cervical por los músculos suprahioideo e infrahioideo cuando los maxilares se cierran con
firmeza.

Los músculos suprahioideos e infrahioideos pueden considerarse como un cabestrillo muscular
en el que el hueso hioides es un punto fijo. Este cabestrillo tiene una función especial. Cuando
los músculos de la masticación estabilizan la articulación temporomandibular, lo que asegura un
cierre firme de la mandíbula, los músculos suprahioideos e infrahioideos tienen un efecto flexor
en la columna cervical, lo que reduce su lordosis. Por consiguiente, el cabestrillo tiene relevancia
para la estática de la columna cervical.
Consejo práctico
Todos los músculos que se insertan o se originan en el hueso hioides pueden influir en la posición de éste. En el caso de la ronquera y quizá incluso de la afonía y el globo
histérico, es importante valorar la tensión en estos músculos como causa posible.

2.2.11 Músculos de la calvaria (músculo epicraneal) (figura 2-39)

Figura 2-39. Músculos del cráneo: músculos temporoparietal y occipitofrontal.

Músculo temporoparietal
Función. Tira de las orejas hacia atrás y arriba.

Músculo occipitofrontal
Funciones:
• Produce desplazamiento mínimo de la piel cabelluda en sentido anterior y posterior sobre la
aponeurosis epicraneal.
• Con el extremo fijado del músculo en la aponeurosis epicraneal, el vientre frontal eleva las
cejas y párpados, y arruga la frente.

2.2.12 Músculos de la mímica (Figura 2-40, Cuadro 2-1)

Figura 2-40. Músculos de la mímica.

Cuadro 2-1. Descripción de las funciones de los músculos.
Cuadro 2-1. Funciones de los músculos
Músculo

Función

1. Corrugador supraciliar

Arruga las cejas

2. Prócer

Tracciona la piel entre las cejas para aproximarlas

3. Nasal

Estrecha y amplía la abertura nasal

4. Elevador del ángulo de la boca

Eleva la comisura de la boca

5. Bucinador

“Músculo del trompetista”: expulsa el aire acumulado en las mejillas

6. Mentoniano

Eleva el bulto del mentón y produce una arruga de convexidad superior entre el mentón y el labio

7. Depresión del ángulo de la boca

Deprime la comisura de la boca

8. Depresión del labio inferior

Tracciona el labio inferior hacia abajo

9. Risorio

Tracciona la comisura de la boca en sentido lateral y crea un hoyuelo

10. Orbicular de los labios

Frunce los labios

11. Cigomáticos menor y mayor

Elevan la comisura de la boca hacia arriba y afuera y exponen los dientes superiores

12. Elevador del labio superior y elevador del labio superior y el ala
nasal

Impelen el ala nasal y el labio superior hacia arriba

13. Orbicular de los ojos

Entrecierra los ojos y distribuye la lágrima por los ojos

2.3 Anatomía funcional de la columna cervical
2.3.1 Radiografía de la columna cervical
Vista anteroposterior de la columna cervical superior (figura 2-41)

Figura 2-41. Imagen radiográfica: vista anteroposterior de la columna cervical superior.

• El eje del diente y la apófisis espinosa de C2 se encuentran en la línea media, con el atlas en la
parte media del agujero magno.
• Los cóndilos occipitales y las masas laterales del atlas se ven verticales, paralelos y simétricos.
• Las apófisis transversas de C1 se hallan a la misma distancia del occipucio y tienen la misma
longitud.
• Las líneas a través del borde inferior de los cóndilos occipitales (línea condílea transversal) y
a través de los bordes inferiores de las masas laterales del atlas (línea transversal del atlas)
discurren paralelas entre sí.
• El intervalo de la superficie articular entre las masas laterales de C1 y C2 es simétrico. El
espacio articular tiene la misma anchura en ambos lados.
• La inclinación de las superficies articulares de C1 y C2 es la misma.

• El intervalo atlantodental mide cerca de 3 mm y es simétrico.

Vista anteroposterior de la columna cervical inferior (figura 2-42)

Figura 2-42. Imagen radiográfica: vista anteroposterior de la columna cervical inferior.

Lo siguiente es consistente con hallazgos normales:
• Las placas terminales inferior y superior de los cuerpos vertebrales son horizontales y paralelas.
• La altura de los discos disminuye de manera gradual de C2 a C7.
• Las apófisis espinosas son verticales a lo largo de la línea “de plomada” (línea media).

• Los arcos de los pedículos se encuentran directamente uno sobre el otro y a una distancia
simétrica de la línea media a ambos lados.
• Las apófisis unciformes del cuerpo vertebral son puntiagudas y bien definidas, sin protrusiones.
• La anchura del conducto medular es de 24 a 33 mm (medición de la distancia interpedicular).

Columna cervical, vista lateral (figura 2-43)

Figura 2-43. Imagen radiográfica: columna cervical, vista lateral.

• Las líneas paralelas en un arco armónico se forman con:

• La línea anterior del cuerpo vertebral.
• La línea posterior del cuerpo vertebral.
• La línea espinolaminar
• La línea vertebral posterior y la línea espinolaminar forman los bordes del conducto medular.
El diámetro es de 16 a 18 mm.
• La línea horizontal a través del centro del atlas (la línea del plano del atlas) y la línea
proyectada del borde inferior del pedículo del arco vertebral al borde inferior del final del arco
del axis (la línea del plano del axis) son paralelas en la posición natural.
• Pueden verse todas las articulaciones intervertebrales.
• El intervalo atlantodental mide de forma aproximada 3 mm. Las superficies articulares son
paralelas.
Consejo práctico
Para la aplicación precisa de movilización con terapia manual y técnicas de manipulación es conveniente conocer todo cambio de la posición articular e identificar cualquier
posible contraindicación. Esta información sólo puede obtenerse de una imagen radiográfica.
Si se sospecha inestabilidad, deben obtenerse y evaluarse imágenes funcionales.

2.3.2 Columna cervical superior
Atlas (figura 2-44)

Figura 2-44. Atlas. (a) Vista superior. (b) Vista inferior.

• No tiene cuerpo vertebral.
• Las partes laterales (masas laterales) se conectan en la parte anterior por el arco anterior y en
la posterior por el arco posterior.
• El arco anterior tiene un tubérculo anterior.
• El arco posterior posee un tubérculo posterior, un rudimento de apófisis espinosa. En la parte
superior existe una hendidura para la arteria vertebral cerca del punto de ramificación del
arco anterior. Aquí, la arteria vertebral se desvía en sentido posterior fuera del agujero
transverso y continúa hacia arriba, en dirección del agujero magno.
• Superficies articulares:

- En el lado superior: las superficies articulares superiores del atlas para la conexión con el
occipucio.
- En el lado inferior: las superficies articulares inferiores del atlas para la conexión con el
axis.
- Interna: una faceta para el diente para la conexión con el diente.

Axis (figura 2-45)

Figura 2-45. Axis. (a) Vista sagital. (b) Vista frontal.

• Una apófisis con forma dental, el diente del axis, surge del cuerpo vertebral. Su punta, el
vértice del diente, es roma.
• La apófisis espinosa es sustancial y es posible que se divida en dos cúspides.
• El axis tiene una apófisis transversa corta, orientada en dirección inferolateral, con un agujero
transverso para la arteria vertebral.
• Superficies articulares:
- Superficie anterior del diente: una faceta articular anterior para el atlas.
- Superficie posterior del diente: una faceta articular posterior para la conexión con el
ligamento transverso del atlas.
- La faceta articular superior del axis y la superficie articular inferior del atlas forman la
conexión articular con la masa lateral del atlas.
- La apófisis articular inferior se articula con la faceta articular superior de C3.

Articulación atlantooccipital (figuras 2-46 y 2-47)

Figura 2-46. Articulación atlantooccipital.

Figura 2-47. Superficies articulares superiores del atlas.

• Los cóndilos occipitales del occipucio en el borde del orificio son alargados, ovalados y
convexos. Los ejes articulares forman un ángulo de unos 120° entre sí.
• Las superficies articulares superiores del atlas son ovaladas y cóncavas. El eje longitudinal
se orienta en dirección anteromedial.
• La cápsula articular es relativamente ancha y está reforzada a los lados por el ligamento
atlantooccipital lateral.

Articulación atlantoaxoidea mediana (figura 2-48)

Figura 2-48. Articulación atlantoaxoidea mediana.

Parte anterior:
• La faceta articular anterior en el diente tiene forma ovalada y es convexa.
• La faceta del diente en el arco anterior del atlas es un poco cóncava.
Parte posterior:
• La faceta articular posterior del diente tiene forma semejante a una silla de montar.
• El ligamento transverso del atlas posee condrocitos depositados en el área de la conexión
articular. El ligamento surge de las superficies mediales de las masas laterales del atlas. La
cavidad articular se cierra por el depósito de tejido adiposo y conectivo.

Articulación atlantoaxoidea lateral (figura 2-49)

Figura 2-49. Articulación atlantoaxoidea lateral.

La superficie articular inferior del atlas puede ser un poco convexa o plana.
La faceta articular superior del axis está inclinada en dirección posterolateral y es convexa.
Las superficies articulares son incongruentes en cierta medida. La cápsula es ancha y floja, con
pliegues sinoviales que se proyectan al espacio articular, sobre todo en sentido anterior y
posterior. La membrana tectorial refuerza la cápsula en su parte medial y posterior.
Patología
Las articulaciones atlantooccipital y atlantoaxoidea tienen abundantes propioceptores. De esta manera, hay una conexión con los núcleos vestibulares y la formación reticular.
Los propioceptores participan en la orientación en el espacio y en el equilibrio. También influyen en los reflejos tónicos del cuello. Un trastorno funcional en estas
articulaciones puede alterar los impulsos aferentes y ocasionar mareo; asimismo, puede ser la causa de alteraciones de la coordinación y el desarrollo motor tardío en la
infancia temprana.

Ligamentos de la columna cervical superior (figuras 2-50 a 2-53)

Figura 2-50. Ligamentos anteriores de la columna cervical superior.

Figura 2-51. Ligamentos posteriores de la columna cervical superior.

Figura 2-52. Ligamentos posteriores de la columna cervical superior después de retirar los arcos vertebrales. (a) Capa superficial.
(b) Capa media. (c) Capa profunda.

Figura 2-53. Ligamentos de la columna cervical: vista sagital.

Ligamentos anteriores (figura 2-50)
Membrana atlantooccipital anterior
Se extiende del arco anterior del atlas al borde inferior del occipucio y, con un haz de fibras
largas, hasta la apófisis transversa del atlas. La membrana consiste en una capa profunda situada
directamente sobre la cápsula de la articulación atlantooccipital, y una capa superficial que
corresponde al ligamento longitudinal anterior.

Ligamento atlantoaxoideo anterior
Conecta el atlas y el axis en la parte anterior. Tiene bandas laterales que refuerzan la cápsula
articular.

Ligamentos posteriores (figura 2-51)
Ligamento nucal
El ligamento nucal discurre de la protuberancia occipital externa a C7. Por debajo de C7 se

convierte en el ligamento supraespinoso. Se fija a las puntas de las apófisis espinosas y se une
con los ligamentos interespinosos.

Membrana atlantooccipital posterior
Se proyecta desde el arco posterior del atlas hasta el borde posterior del agujero magno. La
arteria y vena vertebrales y el nervio suboccipital atraviesan la membrana un poco por arriba de
su origen. En la parte anterior se une con la duramadre.
Patología
Los cambios de la tensión en esta membrana pueden afectar a la arteria y el nervio.

Membrana atlantoaxoidea posterior
Se extiende entre el arco posterior del atlas y el axis.
► Capa superficial después del retiro de los arcos vertebrales (figura 2-52a)

Membrana tectorial
Discurre desde el clivus hasta el cuerpo vertebral del axis y los márgenes del conducto vertebral
en la parte posterior.

Ligamento longitudinal posterior
En las áreas de C0-C3 se combina con la membrana tectorial.
► Capa media (figura 2-52b)

Ligamento cruzado del atlas
Consiste en dos partes:
• Parte transversal (ligamento transverso del atlas). Se origina en la cara interna de las masas
laterales y forma la parte principal del ligamento cruzado. El ligamento se ensancha en su parte
intermedia. En esta parte se incrustan condrocitos, por lo que se forma una capa delgada de
cartílago que crea una superficie articular para el diente.
• Una parte longitudinal más débil (bandas longitudinales). Se extiende desde el cuerpo del axis
hasta el borde del agujero magno.
► Capa profunda (figura 2-52c)

Ligamento apical del diente

Se extiende desde la punta del diente hasta el borde anterior medio del agujero magno.

Ligamentos alares
• Se proyectan de la superficie posterolateral de la punta del diente hasta el borde anteromedial
de los cóndilos occipitales.
• Los ligamentos derecho e izquierdo crean un ángulo de 150 a 170° entre sí.
• Las fibras inferiores se insertan en la masa lateral del atlas.

Funciones de los ligamentos
Sus funciones principales son frenar y sostener:
• La inhibición de la flexión depende de los ligamentos posteriores que tienen un curso
longitudinal. El ligamento de la nuca, el ligamento longitudinal posterior, la membrana
tectorial, la membrana atlantooccipital posterior, la membrana atlantoaxoidea posterior y las
bandas longitudinales tienen un efecto de freno de la flexión.
• La inhibición de la extensión depende de las estructuras anteriores: la membrana
atlantoaxoidea mediana, la membrana atlantooccipital anterior y el ligamento longitudinal
anterior.
• La inhibición de la rotación se debe a las partes contralaterales de la membrana
atlantooccipital posterior, la membrana tectorial y los ligamentos alares.
El ligamento transversal del atlas estabiliza el diente dentro del anillo osteoligamentoso, pero
es deformable, algo necesario para los movimientos como la inclinación de la cabeza. También
protege la médula espinal del diente.

Ligamentos alares (figura 2-54)

Figura 2-54. Curso de los ligamentos alares. (a) En posición neutral. (b) Durante la rotación a la izquierda. (Vista superior a
través del agujero magno.)

• En la posición neutra, algunas partes de las fibras se tensan y otras se relajan.
• Estos ligamentos limitan la flexión y la rotación axial entre C0 y C2. Durante la rotación a la
izquierda, el ligamento derecho se tensa porque su inserción en el cóndilo occipital
anteromedial derecho y en la masa lateral del atlas se desplaza de la inserción del diente.
• Con la rotación máxima a la izquierda, el ligamento izquierdo rodea al diente y también queda
tenso.
Patología

La composición de las fibras de los ligamentos varía según sean sus demandas funcionales. El ligamento transverso del atlas y los ligamentos alares contienen un alto
porcentaje de fibras firmes con escasa flexibilidad. Por ejemplo, en una lesión en latigazo, el estrés rotacional extremo momentáneo combinado con la flexión o extensión
puede estirar demasiado y desgarrar los ligamentos. En esta situación, los ligamentos alares, con una fuerza tensil de 220 N, son menos durables que el ligamento transversal,
que tiene una de 350 N.
Los ligamentos con mayor porcentaje de fibras elásticas, como las membranas tectorial y atlantooccipital, son muy flexibles y resistentes.

Consejo práctico
Dado que los ligamentos de las articulaciones atlantooccipital y atlantoaxoidea estabilizan sobre todo a las articulaciones entre C1 y C2, deben examinarse para determinar su
estabilidad antes de aplicar un tratamiento de movilización.

Movimientos en la columna cervical superior
Las articulaciones atlantooccipital y atlantoaxoidea forman una unidad funcional.

Flexión (inclinación) C0/C1 (figura 2-55)

Figura 2-55. Flexión de la articulación atlantooccipital.

Los cóndilos occipitales se deslizan en dirección posterior sobre las superficies articulares
superiores del atlas.
El espacio entre el occipucio y el arco posterior del atlas se amplía.

C1/C2 (figura 2-56)

Figura 2-56. Flexión de la articulación atlantoaxoidea.

• La superficie articular inferior del atlas se desliza en sentido posterosuperior.
• La faceta del diente se desliza hacia abajo. El límite a este movimiento lo establece el espacio
estrecho entre el diente y el arco anterior. Como resultado, el arco anterior se mueve más ha